Pepe Fuentes se va

«Hay cosas de mí que no le gustan al Ministerio, y cosas del Ministerio que no me gustan a mí», declara a 'La Verdad' El Ministerio fulmina al presidente de la Confederación por desacuerdos con el Trasvase

MANUEL BUITRAGO
Fuentes Zorita con la ex ministra Cristina Narbona y el anterior delegado del Gobierno -tristemente fallecido- Ángel González, en una visita de Narbona al acueducto a su paso por Murcia en junio de 2005. ::                             JUAN LEAL/
Fuentes Zorita con la ex ministra Cristina Narbona y el anterior delegado del Gobierno -tristemente fallecido- Ángel González, en una visita de Narbona al acueducto a su paso por Murcia en junio de 2005. :: JUAN LEAL

La cuenca del Segura, la más estratégica de la península y la que mayores quebraderos de cabeza le ocasiona al Gobierno de la nación, se ha quedado descabezada con el cese del socialista José Salvador Fuentes Zorita. Sus discrepancias con el Ministerio de Medio Ambiente sobre la política de desembalses -con la polémica de fondo por el futuro del Trasvase Tajo-Segura y la reserva de 4.000 hectómetros- le han apartado del cargo. A eso se une la falta de ''feeling' entre Fuentes Zorita y los responsables del Ministerio que dirigen Elena Espinosa y Josep Puxeu, que se ha agrandado estos meses debido a la tensión originada por los últimos desembalses del Tajo al Segura. La guerra territorial y política del agua, que está en carne viva a causa del Estatuto de Castilla-La Mancha, se ha cobrado una de sus principales víctimas. El presidente castellano manchego, José María Barreda, ha conseguido indirectamente otro triunfo con la marcha de Fuentes Zorita, ya que era uno de los principales obstáculos a su política de agua.

Fuentes Zorita declaró ayer a 'La Verdad' que el pasado lunes presentó su dimisión «por motivos personales», lo cual no oculta el hecho de que el Ministerio ha prescindido de él. El Consejo de Ministros acordó el viernes su cese a propuesta de la ministra Elena Espinosa, que le agradece los servicios prestados. La medida quedó reflejada ayer en el Boletín Oficial del Estado. El comisario de Aguas, Manuel Aldeguer, asume provisionalmente la presidencia de la Confederación hasta que se nombre al nuevo responsable del organismo, para lo cual ya se barajan varios nombres; algunos del banquillo del PSRM-PSOE.

El detonante

Fuentes Zorita ha sido un hombre de Cristina Narbona, que lo puso al frente de la Confederación en abril de 2004 en sustitución de Juan Cánovas Cuenca. Tras la salida de Narbona, empezó a palparse una falta de sintonía y de confianza con el nuevo equipo ministerial, la cual se había ido soslayando en los dos últimos años, hasta que ha agotado la capacidad de aguante por ambas partes, según ha podido saber esta Redacción. El detonante se produjo en Semana Santa a raíz del desembalse de 87,5 hectómetros cúbicos del Tajo para los regadíos del Segura. En plena batalla del Estatuto y con la reunión de la Ponencia Constitucional a la vista, ese envío de agua debía hacerse discretamente y sin publicidad, pero la ira de Barreda se desató cuando el PSOE murciano lo dio a conocer el miércoles santo.

El ya ex presidente de la Confederación señaló a esta Redacción que ha tomado esta decisión después de «un periodo de reflexión». «Yo no me confundo», comentó en referencia a la situación por la que atraviesa la cuenca del Segura y el futuro del Trasvase. No negó que su marcha está relacionada con la polémica del acueducto, que está en el disparadero. En su larga etapa pública y política se ha significado -a veces con vehemencia- por la defensa de esta infraestructura, que considera vital para corregir el déficit estructural de la cuenca del Segura. De hecho, en el nuevo plan de cuenca que se ha elaborado bajo su supervisión se pone el acento en que el carácter imprescindible de las transferencias del Tajo para mantener el sostén socio económico de la cuenca, que abarca a cuatro comunidades autónomas, entre ellas Castilla-La Mancha.

«No voy a cambiar en 30 años»

La falta de sintonía entre Fuentes Zorita y sus jefes del Ministerio ha quedado ahora al descubierto. «Hay cosas de mí que no le gustan al Ministerio y cosas del Ministerio que no me gustan a mí», puntualizó ayer. «Yo no voy a cambiar ahora después de 30 años». El lunes explicará su decisión y espera que los ciudadanos juzguen su gestión, «que ha sido pública y notoria».

Fuentes Zorita es ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y fue consejero de Obras Públicas y Hacienda en los gobiernos socialistas de Carlos Collado y María Antonio Martínez. Estuvo después como concejal de Murcia. Se ha quemado literalmente en los seis años en los que ha estado al frente del organismo de cuenca, lidiando con la peor sequía de la historia y consiguiendo, pese a ello, que no se produjeran restricciones en los abastecimientos.

Asimismo, ha conseguido apaciguar las protestas seculares de los usuarios de la Vega Baja de Alicante, que hasta su llegada veían a la Confederación -residenciada en Murcia- como a un enemigo. También ha establecido buenas relaciones con los municipios de la cabecera del Segura, que estaban anclados en el olvido y el agravio.

Los usuarios del acueducto Tajo-Segura, por su parte, lo han considerado su principal valedor durante estos años ante el Gobierno de la nación, peleando los decretos de sequía que han permitido aliviar la falta de agua para los cultivos y la compra de agua a Estremera. Esta gestión hizo que el Sindicato de Regantes le otorgara su medalla de oro, que se la entregará en las próximas semanas. El presidente del Sindicato, José Manuel Claver, lamentó ayer su marcha, que atribuye a la polémica por el Trasvase.

Incómodo para Barreda

El principal desgaste de Fuentes Zorita se ha producido también por el difícil equilibrio que ha tenido que mantener con el gobierno de Castilla-La Mancha, ya que la Confederación del Segura baña parte de esta comunidad. Los encontronazos de la Confederación con el Gobierno de Barreda han sido continuos con cada desembalse que se producía, así como con la apertura de pozos en el sur de Albacete, las obras del túnel Talave-Cenajo y en los últimos días con las denuncias de Castilla-La Mancha por el supuesto uso de agua del Tajo para los campos de golf. Fuentes Zorita replicó en Semana Santa negando estas acusaciones y advirtiendo de que el último campo golf aprobado está en Hellín, lo cual ahondó en las deterioradas relaciones con el Gobierno de Toledo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos