Las largas raíces de la Región

¿Qué tienen en común Ferrán Adriá, Carlos Saura, Maruja Torres, Eduardo Arroyo, Miguel Poveda o Buenafuente? Todos ellos tienen orígenes murcianos Cocineros, cómicos, pintores periodistas, actores... Rostros conocidos con algo que les une: orígenes murcianos

GONTZAL DÍEZ
Maruja Torres. ::                             BERTRAL/EFE/
Maruja Torres. :: BERTRAL/EFE

Fueron duros los años 40 y 50 (y los 60). Años de sed y hambre. Murcia era pobre, tierra agostada y sin trabajo. Muchos murcianos iniciaron un éxodo sin retorno. Muchos de ellos escogieron la próspera Cataluña como destino. Allí fueron 'charnegos', hoy sus nietos son catalanes y hablan catalán. Por eso en vez de cuando se escucha a gentes que uno cree ajenas a la Región decir aquello de 'mis abuelos eran murcianos'. Lo dijo hace pocos días el siempre innovador cocinero Ferran Adrià (Hospitalet de Llobregat, 1962) al hablar de sus orígenes: un abuelo de Mazarrón y una abuela de La Unión. Viejos fogones y nuevas recetas.

No es el único, ni mucho menos: uno de los miembros de Les Luthiers, siempre que pasa por estas tierras recuerda sus ancestros ciezanos. Carlos Nuñez Cortés (Buenos Aires, 1942) explica que, además de ser un gran experto en caracoles marinos, por sus venas corre sangre murciana y turca sefardita. Su abuelo salió de Cieza en 1910 a hacer las Américas. En su primera visita a Murcia se marchó a conocer la tierra de sus mayores y recuerda que se cruzó con un anciano en la calle y que al preguntarle por un portal determinado le dijo que de eso no sabía nada, pero que aquella había sido la casa de don Anselmo Nuñez Cortés. Tan emotiva narración quedó un tanto desbaratada porque el resto de sus compañeros 'luthiers' añaden que «seguro que le debía algo al viejito y por eso se acordaba de él». Carlos Saura (Huesca, 1932) dejó claros sus vínculos con Murcia en 'Pajarico', un filme luminoso, intimista y agridulce. Para el director aragonés esa película fue «una deuda que tenía con mi padre» y también una «una forma de recuperar la infancia y, sobre todo, de recuperar la luz». El padre de Saura era «muy» murciano y él le recuerda como «un hombre muy caliente y muy moro». «Fue secretario del Ministerio de Finanzas durante la República y seguimos el éxodo del Gobierno legítimo», evoca el cineasta. Y la mayor parte de las frases que dice Paco Rabal en ese filme -entre ellas el certero y sentido 'que bien se está cuando se está bien'- «son frases que recuerdo de mi padre», explica el director de 'Cría cuervos' y 'La prima Angélica'.

«Los hermanos de mi padre vivían en Murcia, uno era sastre y otro era médico, y ambos eran muy peculiares; de algún modo aparecen en 'Pajarito', una ficción poética con instantes de misterio», relata Saura.

Azarosas son las razones que unen al cómico y 'showman' Andreu Buenafuente con la Región. «En realidad, mi familia proviene de Almería. Mi madre nació en Lorca, por casualidad. Así fueron las cosas...», explica un lacónico y atareado Buenafuente sobre los orígenes de su progenitora, doña Teresa Moreno.

- ¡Su madre nació por casualidad! ¿A ver si por eso le gusta más Wyoiming?

- Ji, ji.

Lo dicho, este hombre está muy ocupado con sus cosas, su programa y sus monólogos.

Tío y, claro, también 'sobrino': Berto Romero. «Tres de mis cuatro abuelos, todos ellos ya fallecidos, nacieron y vivieron en Murcia durante gran parte de su vida. Mi abuelo Antonio y su mujer, Alberta, eran de La Unión; y mi abuelo José, de Torre Pacheco. Todos ellos emigraron a Cardona (Barcelona) a trabajar en las minas de potasa del pueblo», explica el rostro más anguloso de 'Buenafuente'. «Los abuelos, por supuesto, hablaban con un marcado acento cartagenero, especialmente mi abuela, que era, además, la que usaba mayor cantidad de expresiones típicas murcianas. Sus nietos a veces necesitábamos que mi padre o mi madre hicieran de intérprete para entenderla. El acento y los modismos fueron diluyéndose progresivamente en las dos generaciones siguientes y a mí a penas me queda algún vestigio, siendo el más reconocible terminar algún diminutivo en 'ico'», explica. «Viajé a conocer la tierra de mis abuelos a la edad de 5 años, con el resto de la familia. Estuvimos por Cartagena, en La Manga, dónde aún tenemos muchos primos, pero yo apenas me acuerdo debido a mi temprana edad. Tengo pendiente volver», promete.

Otro cómico que pasó por El Terrat (¿será el Terrat un 'lobby' murciano de segunda generación?), Edu Soto (Mataró, 1978), también conocido como el 'Neng' de Castefa, tiene relaciones menos 'azarosas' con la Región dado que sus padres son de Águilas. Y todavía hay quien le recuerda correteando de niño, en verano, entre la calle Jovellanos y la calle del Duelo.

Perdido en Murcia

Álex Martínez Roig, director General de Contenidos de Digital +, y ex jefe de Deportes de 'El País', ex director de 'El País de las Tentaciones' y del 'Suplemento Dominical', también tenía un abuelo murciano. Se llamaba Buenaventura Martínez, y era de Totana. «Pero, desgraciadamente, yo llevo en Madrid 22 años, no tuve mucho contacto con él, y mi padre, que era quien guardaba más información, murió hace cuatro», explica Martínez Roig.

El muy polifacético pintor Eduardo Arroyo (Madrid, 1937) -uno de los grandes artistas de este país- recuerda algún que otro «muy divertido» Entierro de la Sardina en su adolescencia, alguna que otra procesión y una vez que se perdió por las calles de Murcia lo que produjo «un cierto drama en casa porque tardaron bastante en encontrarme». Su abuelo, su abuela y su padre, Juan González Arroyo, eran de Murcia capital «y con algún interés en Mula que no recuerdo muy bien». «Recuerdo una ciudad familiar y cercana; hoy parece una ciudad americana del Pacífico. Mi padre hablaba mucho de Murcia aunque se vino pronto a Madrid donde se hizo farmacéutico y tuvo botica en la calle General Castaños. Durante años mantuvo una correspondencia con un primo suyo que tenía una farmacia en la calle Vinadel de Murcia», añade. Además, Arroyo también estaba vinculado familiarmente -«creo que era primo de mi padre»- con el torero Manuel Cascales Hilla, de quien los entendidos afirman que fue maestro de la verticalidad. Así que Arroyo fue en numerosas ocasiones a ver torear al diestro junto con su mozo de confianza, el Niño del Barrio, que «casi me llevaba como mascota a la plaza». «Siempre me ha interesado mucho ese mundo fascinante de los toros», argumenta.

Con veintidós años Eduardo Arroyo se fue a París huyendo de una sociedad española que le asfixiaba. «Con el tiempo he descuidado los vínculos, pero aún mantengo una relación espiritual con Murcia. Las raíces no las he perdido ni las pienso perder», enfatiza el autor de 'Sardinas en aceite', que se define como «un pintor que escribe».

«Yo soy un mestizo cultural real», dijo el gran gourmet y novelista Manuel Vázquez Montalbán (Barcelona,1939). El autor de 'El pianista' fue hijo de un gallego y de una murciana anarquista. Junto a su madre, modista de oficio, vivió el escritor hasta los cinco años mientras su padre cumplía condena en una cárcel franquista. Su mundo: el Raval de Barcelona. «Yo nací en la cola de un ejército vencido», escribió.

Otra 'charnega' es la periodista y escritora Maruja Torres (Barcelona, 1943), que se crió en el Barrio Chino, un lugar «pobre, sucio y lleno de vida». «Las familias de mi padre, Francisco Torres Carlón, y de mi madre, Dolores Manzanera Morales, emigraron en bloque, respectivamente, desde Torrevieja y Cartagena. No me queda nadie allá», explica la autora de 'Mientras vivimos' (premio Planeta) y 'Esperadme en el cielo' (premio Nadal).

«Por parte paterna, la familia había tenido astilleros, que se hundieron en la ruina cuando la llegada del vapor, y a partir de allá malvivieron. Mi padre fue criado por su tío el cura, y de mayor emigró a Barcelona, trabajando en un barco. La familia de mi madre eran carpinteros de ribera», recuerda. «Mi madre tenía 38 años cuando yo nací en el 43, y mi padre era bastante mayor, para él fue su segundo matrimonio, su primera mujer murió en un bombardeo y le dio dos hijos», añade la periodista. Y entre los recuerdos escoge, por parte de su madre, «palabras como 'chochos' por altramuces, maña para poner motes, que yo he heredado, y diminutivos como pobretico, pobrecico». «Se sintieron de otro sitio. 'Charnega' me sentí yo, que ya nací en Barcelona, pero con el tiempo comprendí que era una patria como cualquier otra», argumenta

¿Sería Cataluña igual sin murcianos, andaluces, extremeños...? «Ni se me ocurriría planteármelo. Añádale usted ecuatorianos, chinos, bonaerenses&hellip La mezcla existe, son los políticos populistas los que quieren otra cosa», explica.

También Vázquez Montalbán tenía orígenes murcianos. ¿Hablaron de ello, además de lo humano de lo divino? «Sí, claro. No es que habláramos: el 'charneguismo' era nuestra piel. Hablábamos desde esa fraternidad», rememora.

Jorge Javier Vázquez (Badalona, 1970), premio Ondas 2009 al mejor presentador de televisión «por renovar con brillantez y sentido del humor el rol del presentador en un género controvertido», según dijo el jurado. Sí, también él. El 'tomatero' y deslenguado presentador de 'Sálvame' tiene sus raíces en Cieza (ciudad de nacimiento de su padre) y en la localidad albaceteña de Alcaraz (donde nació su madre).

Andrés Rodríguez, editor de las ediciones españolas de las revistas 'Esquire' y 'Harper's Bazaar', sigue manteniendo vínculos estrechos con la Cartagena de sus abuelos, Andrés y Encarnación, y su madre. Su tío Pepe sigue regentando la óptica Oxford en Puertas de Murcia. Su abuelo, Andrés Sánchez Luengo, falleció el pasado año a los 103 años y el Ayuntamiento cartagenero ya le había reconocido como el vecino de más edad del municipio. Su abuelo nació el año de la tragedia del 'Sirio', el trasatlántico que se hundió frente a las costas del Cabo de Palos (más de 200 muertos según las crónicas de la época). De su abuelo recuerda algunas intensas palabras, hoy en desuso, como que hay que ser 'formal' y 'aplicado' y también su recelo de la política, que le parecía 'un terreno peligroso'». Eso sí, el abuelo Andrés se tuvo que casar dos veces con la abuela Encarnación, la primera 'por la República' y la segunda 'por la Iglesia'.

Raíces en Águilas

La actriz Silvia Marsó (Barcelona, 1963), tiene ancladas sus raíces en el Mediterráneo: su abuelo era aguileño. Otra actriz y ex cantante de Objetivo Birmania, la toledana Lola Baldrich (1971) también tiene parientes de Águilas. Su abuelo, José María Muñoz Baldrich fue un maestro 'de raza', según recuerdan los lugareños. Incluso pensaron en ponerle su nombre a una plaza que finalmente se denomina, ¿vaya usted a saber por qué?, Plaza Europa.

Y de Águilas eran también los abuelos del malvado doctor Vilches, Jordi Rebellón (Barcelona, 1957). Su abuelo Francisco fue un pescador aguileño que emigró a Cataluña junto a su abuela Antonia. Él trabajó en la Pegaso y también, en Barcelona, en una portería, donde nació su madre.

Recuerda Jordi las Nochebuenas en las que su abuela preparaba un típico plato de 'atascaburras' (patatas con bacalao, entre otros densos ingredientes). Pero Jordi Rebellón pasó muchas vacaciones en las playas aguileñas, en casas de parientes, y rememora «un lugar festivo, luminoso y libre». «Precisamente -añade- lo que le hace falta ahora a Águilas es una buena oferta de ocio».

Rebellón, siempre crítico con el urbanismo salvaje y la especulación, se llegó a empadronar una temporada en Calabardina, lugar al que vuelve entre rodaje y rodaje. «Desde niño vengo a Águilas y, sin duda, este es mi sitio, mi refugio al que regreso para cargar las pilas», afirma Rebellón.

También Ruth Gabriel (San Fernando, 1975.) La protagonista de 'Días contados', que comenzó en 'Barrio Sésamo', es hija de la poeta Ana Rosseti y el actor de orígenes murcianos Ismael Sánchez Abellán.

Miguel Poveda, que nació en Badalona en 1973, lleva en sus venas sangre murciana. Hijo de una familia humilde sin tradición musical. Su padre -mecánico, devoto de Pink Floyd y Dire Straits- y su abuelo son de la pedanía lorquina de La Paca. Su madre es de Puertollano. En 1993 (fue un 14 de agosto) logró la Lámpara Minera. Payo, catalán, con raíces murciano-manchegas, ha seguido una carrera brillante e imparable que le ha situado en la cúspide del cante jondo. Este agosto volverá a la Catedral del Cante, para celebrar las bodas de oro del Festival de La Unión.

En estos días, críticos días, en los que crece el rechazo al de fuera, no está de más recordar que, no hace tanto tiempo, 'los otros' también fuimos nosotros. Un libro, 'El otro lado del mundo', finalista del premio Herralde en 1997, de Berta Serra (Rubí, 1958), ahondaba en aquellos años de exilio y humillación en base a viejas historias escuchadas por la autora a su familia materna, sobre todo su abuela, originaria de Lorca. La maletas de los 'famosos' tienen mapas de muchos lugares, también aquellos lugares en los que nació la abuela Encarnación o el abuelo Buenaventura, en los que se cerró una puerta para buscar nuevos horizontes laborales. En esas maletas hay olor a pueblo y recuerdo, hay dichos, refranes, aromas y viejas historias; también olvidos. Son maletas de cómicos, cocineros, periodistas, actores&hellip Y de muchos otros anónimos ciudadanos. Todos ellos tienen en común viejas raíces murcianas. Estas son algunos de esos personajes, pero hay muchos otros...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos