Un cruceiro gallego en la calle Real

La calle Real, según Federico Casal, en sus orígenes estuvo relacionada con un tintorero que se llamó Simón González

JOSÉ MONERRI
Cruceiro ferrolano en el inicio de la calle Real. ::                             J.M. RODRÍGUEZ /                             AGM/
Cruceiro ferrolano en el inicio de la calle Real. :: J.M. RODRÍGUEZ / AGM

La calle Real es una de las históricas de Cartagena. Enlaza la de Menéndez Pelayo con el Puerto, y en ella desembocan las de Marcos Redondo, Niño, Horno, callejón de San Fulgencio, Conducto, plaza de Castellini, plaza del Rey y plaza de San Agustín, mientras que la derecha la ocupa la tapia del Arsenal y lo que fuera el Penal, después Cuartel de Instrucción de Marinería y ahora Facultad de Ciencias de la Empresa de la Universidad Politécnica. Esa calle, según Federico Casal, en sus orígenes estuvo relacionada con un tintorero que se llamó Simón González.

El mismo Casal recuerda que a lo largo del lienzo de la muralla comprendida entre la llamada puerta de San Leandro a la puerta del Muelle, existía en los siglos XVI y XVII una estrecha calle denominada de la Frutería, pues en ella estaban establecidos puestos públicos para la venta de frutas y verduras. Por el año 1630 vivía en esa calle un tintorero llamada Simón González, y como el oficio no le daba bastante para el sustento de la familia, quiso trasladarse a Caravaca donde aquel Concejo le ofreció una caldera y cierto salario para poder trabajar más holgadamente. Y, al enterarse el alcalde le llama a sus presencia, le ordena quedarse en la ciudad y manda darle una caldera nueva y lo necesario para los menesteres de su oficio. El tintorero siguió viviendo en Cartagena, y la calle tomó entonces el nombre de Carrerón de la Tintorería. Pero al construirse el Arsenal Real se cercó el nuevo e importante establecimiento con una gran tapia quedando entre ésta y las edificaciones particulares una calle de cuarenta varas de anchura, para lo cual la Marina compró y expropió todas las fincas que radicaban dentro de dicha distancia y la vía ancha quedó construida con el nombre de calle Real.

El presidio

El Presidio fue proyectado en 1773 por el comandante general Carlos Regio y se terminó de construir en 1785, después de algunas suspensiones en los trabajos por falta de caudales.

En las tapias del Arsenal, la Marina instaló en el año 1797 dos fuentes. Sus aguas procedían de los manantiales de Los Dolores.

En el cabildo municipal de 20 de octubre de 1868 se sustituyó su nombre por calle de la Maestranza. La calle Real fue durante la primera mitad del siglo XIX el más importante y vistoso paseo de la ciudad, que después fue hermoseado por el general del Arsenal Miguel Lobo, transformándolo en una pintoresca alameda de palmeras. El alcalde Alfonso Torres adornó la calle con más palmeras, parterres, vistosas fuentes, cómodos bancos revestidos de policromados azulejos y alumbrado, adoquinando la calle haciendo de ella un elegante paseo. A mediados de 2009 se ha procedido a una nueva reforma.

Desde 1973 la calle Real acoge un cruceiro gallego por iniciativa del Centro Gallego de Cartagena que fue donado por el Ayuntamiento de El Ferrol. Eduardo Cañabate, que fuera cronista oficial de la ciudad, escribía la satisfacción producida en Cartagena y especialmente a su Ayuntamiento por esta delicada atención de enviar un monumento religioso de tan arraigada tradición.

El cruceiro es de piedra, de estilo románico, gallego tradicional, con su peana cuadrangular de tres peldaños, con los motivos piadosos tradicionales de una imagen de Cristo crucificado, tras ella un medallón con la Virgen Dolorosa y el Hijo, en sendas obras de talla fina. Lleva en relieve el escudo de armas de El Ferrol, siendo la altura total del monumento la de 4,20 metros desde el suelo. Su autor es Alfonso Vilar Lamelas, escultor de Villalonga (Pontevedra).

Fotos

Vídeos