¡Música y a la calle!

Por la crisis, tendremos pocas novedades, pero mantenemos nuestro entusiasmo de siempre

LA LLAMADALUIS LINARES BOTELLA

Cuando llega esta señalada y entrañable fecha, los cartageneros nos olvídanos de la actual crisis económica y, al igual que todos los años, con el mismo entusiasmo y ascendente pasión, nos echamos a la calle para anunciar la inminente salida de nuestras queridas y entrañables procesiones de Semana Santa.

Y es que desde niños, año tras año, no dejamos de escuchar esas típicas y tradicionales marchas de granaderos y judíos que todos los cartageneros llevamos grabadas en lo más recóndito de nuestros corazones.

La crisis económica que padecemos también afecta de lleno a nuestras cofradías y agrupaciones pasionarias. Pero con denodado esfuerzo, muchísima pasión y entusiasmo, nos disponemos a celebrar los incomparables y magníficos desfiles pasionarios que como siempre alegrarán los corazones de todos los cartageneros de hecho y de derecho que presencian nuestros magníficos y suntuosos desfiles de Semana Santa.

Y tú, cartagenero ausente que tal vez por la fatídica crisis no sabes si podrás venir en estas memorables fechas a tu queridísima patria chica, ten esperanza y resignación. Y, sin falta, alivia tu tristeza escuchando esas nuestras sentidas y afectivas marchas de procesión que ensanchan nuestros corazones. Y ten la seguridad de que tus familiares y amigos, así como todos los cartageneros, te recordamos y esperaremos con los brazos abiertos.

Este año, por la inoportuna y prolongada situación económica que nos afecta, tendremos pocas novedades en nuestros tronos y tercios. Pero mantenemos nuestro entusiasmo de siempre por nuestras seculares tradiciones que todos los cartageneros llevamos en lo más íntimo de nuestros corazones.

Y vosotros, cofrades, a seguir luchando un año más por las supervivencia y continuidad de una de las tradiciones más legendarias y arraigadas de Cartagena: nuestras procesiones de Semana Santa. Y cuando esta noche acudamos a visitar a nuestra Patrona, la Santísima Virgen de la Caridad, no olvidéis de pedir también por esa legión de cartageneros ausentes que no podrán estar con nosotros. Un fuerte abrazo.