El jueves a las ocho, terremoto

El ejercicio movilizará a medio millar de efectivos de todos los servicios de emergencia imaginables El municipio acoge el mayor simulacro de seísmo del año en España

ISMAEL MATEO
Efectivos de la Unidad Militar de Emergencia levantan un puesto de control. ::
                             ISMAEL MATEO/
Efectivos de la Unidad Militar de Emergencia levantan un puesto de control. :: ISMAEL MATEO

Son las 8 de la mañana del próximo jueves y la tierra acaba de temblar. Los trabajadores de la cantera próxima al embalse de Santomera avisan al Centro de Coordinación de Emergencias de que se ha producido un terremoto. Se han desprendido tierra y rocas. Hay desaparecidos y temen que algún otro compañero haya caído al agua. Desde su posición, observan que es posible incluso que la pared de la presa haya sufrido daños.

El Instituto Geográfico Nacional confirma que se ha producido un terremoto de magnitud 5,5 y epicentro junto al pantano. Más tarde, a las 10.45, una brutal réplica hace estragos en el casco urbano y el edificio del IES Poeta Julián Andúgar no soporta sus más de cuarenta años de historia. Los daños son importantes, el centro debe ser desalojado y los especialistas tienen que rescatar a los alumnos de una clase, atrapados por los escombros.

Pero al menos que sepamos, los científicos aún no saben cómo determinar con certeza cuándo se producirá un seísmo y, aunque nos encantaría, somos incapaces de viajar en el tiempo para adelantarles este tipo de noticias. Todo forma parte de una gran puesta en escena. Hasta el más mínimo detalle está más que previsto; llevan un año preparándolo: un colosal simulacro de terremoto, «el más importante de España» según afirmó ayer el director general de Emergencias, Luis Gestoso.

Sumando voluntarios y personal de emergencias -bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios y Salvamento, Servicio Sanitario de Emergencias 061, Cruz Roja, Unidad Canina de Salvamento, Grupo de Rescate Subacuático, Grupo de Apoyo en Comunicaciones, Unidad Militar de Emergencias, Policía Local y Guardia Civil-, entre 350 y 500 personas participarán en el ejercicio. Una prueba de oro para comprobar la efectividad del Plan Sismimur ante una emergencia de Nivel 1. Se espera que todo funcione a la perfección, pero se evaluarán para su futura corrección los eventuales errores.

Primeros preparativos

Santomera ya notaba ayer los primeros movimientos, estos no sísmicos. El alcalde, José María Sánchez, que acompañó a Getoso en la presentación del simulacro, invitó a todos los ciudadanos a colaborar con las respectivas evacuaciones para que aprendan cómo deberían actuar ante una situación similar en la realidad, aunque aclaró que no se trata de «un ejercicio de entretenimiento, sino de una actuación seria». Por la tarde, más de medio centenar de militares empezaban a levantar un campamento de control y atención a los damnificados en el aparcamiento disuasorio situado frente al cementerio.

Los montajes continuarán hoy y mañana se celebrará en el mismo aparcamiento una jornada de puertas abiertas para que los que lo deseen puedan conocer los medios materiales que se emplearán el jueves. Para ello se ha invitado a los alumnos de los colegios y del instituto, además de a varias asociaciones, a que se acerquen hasta el lugar de 10 a 13 horas. Pasado mañana, en el pantano se buscará a los desaparecidos por tierra y agua, se chequearán los daños en la presa, el instituto será evacuado, los alumnos trasladados al campamento y los heridos al hospital de campaña situado junto al campo de fútbol. El viernes, esta falsa pero instructiva pesadilla habrá terminado.