Denuncian abusos sexuales a cinco niñas en las clases de Corán de la mezquita de El Algar

La Guardia Civil busca desde hace seis días al imán del pueblo, que huyó tras ser expulsado por los líderes de su comunidad islámica

J. A. G. CARTAGENA.
Imagen de archivo de un acto en la mezquita de El Algar. ::                             J. M. R. /                             AGM/
Imagen de archivo de un acto en la mezquita de El Algar. :: J. M. R. / AGM

La Guardia Civil busca desde el pasado viernes por toda España al imán de la mezquita de El Algar para aclarar si ha abusado sexualmente de cinco niñas a las que daba clases de Corán desde hacía tres meses.

El jefe religioso, cuyo nombre responde a las iniciales A.B. y tiene 47 años, abandonó el pueblo la semana pasada tras ser expulsado del templo por la junta que lo gestiona y antes de que los agentes del instituto armado iniciaran de oficio las investigaciones siguiendo la pista a unos rumores que circulaban por la diputación cartagenera. Los padres de las niñas no presentaron denuncias, a pesar de que desde la Comunidad Islámica en la Región aseguraron anoche ser los primeros interesados en esclarecer lo sucedido.

Las niñas y sus padres han declarado durante los últimos días ante guardias especialistas del cuartel de Torre Pacheco y de la comandancia de Murcia. Tras analizar los primeros testimonios, las hipótesis policiales apuntan a que el imán habría realizado tocamientos a cinco de los diez menores (también había niños) que formaban uno de los grupos de estudio del Corán a su cargo.

Esos niños se reunían varias tardes a la semana en la mezquita situada en el barrio de La Loma, muy cerca del colegio público Virginia Pérez, de un pabellón polideportivo y del cuartel de la Guardia Civil. Según explicaron las niñas en los primeros interrogatorios, durante las catequesis, el guía religioso las metía individualmente en uno de los dos despachos del edificio y allí, lejos de los ojos del resto de menores, supuestamente les hacía tocamientos.

Las presuntas víctimas son cinco niñas de edades comprendidas entre los 8 y 11 años de edad, confirmaron fuentes próximas a la investigación. Estas contaron a sus padres lo que ocurría cada vez que acudían a la mezquita y ellos lo denunciaron a la junta rectora de su comunidad, formada por un presidente y cuatro directivos. Ellos se encargaron de expulsar al imán y éste abandonó el pueblo dos días más tarde, según relataron a la Guardia Civil. Pese a ser un presunto delito, nadie denunció los hechos a las autoridades.

Visitas de predicadores

A.B. llegó a El Algar el pasado mes de septiembre procedente de Toledo para dirigir una de las mezquitas más antiguas y activas de la Región de Murcia. El templo de El Algar suele ser escenario de frecuentes reuniones y visitas de líderes espirituales del Islam procedentes de Francia, Italia y del propio Marruecos. La última se celebró el pasado verano y a ella acudieron altos responsables de la Unión de Comunidades Islámicas de España. En aquella cita, los líderes religiosos se desmarcaron de los movimientos radicales, pero reivindicaron a las autoridades españolas el cumplimiento del precepto de igualdad que recoge la Constitución porque consideran que hay excesivas trabas para difundir su religión.

Los servicios de Información de las policías española y marroquí tienen en el punto de mira esa mezquita por las sospechas de que partidarios del rey marroquí Mohamed VI y opositores de corte radical libran desde hace meses una silenciosa batalla por su control.