laverdad.es
Miércoles, 22 octubre 2014
cubierto
Hoy 17 / 20 || Mañana 15 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
La Hoya, 450-Lorca, 370

FÚTBOL

La Hoya, 450-Lorca, 370

03.02.10 - 00:42 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
La humildad vende menos, pero ilusiona más. Es lo que pasa en La Hoya, una pedanía de Lorca donde el fútbol vive días de almíbar. El cosquilleo le viene de sus ganas de merendarse al grande. Es una aspiración legítima. Los pequeños tienen derecho a su dosis de gloria y es lo que pasa en La Hoya. Por fin es líder y su éxito no es producto de un estornudo: hay un trabajo detrás. El Lorca juega en Tercera, La Hoya en Preferente, pero al campo de la pedanía va más gente que al otro. ¿Por qué? El Lorca tiene una dimensión que La Hoya nunca tendrá, pero La Hoya tiene ilusión, justo lo que al Lorca le falta: en el Lorca hay hartazgo, en La Hoya apetito.
Las cifras son transparentes. El domingo pasado había 450 espectadores en el campo de Los Tollos, donde juega La Hoya. En el último partido en el Artés Carrasco había 370 espectadores. Más gente en la pedanía que en la ciudad, donde la presidencia de Manuel Muñoz Carrillo ha dejado más heridas que rasguños. Mordidos por el raspazo de la desilusión, muchos aficionados se han pasado a la pedanía, donde el fútbol no es zozobra, sino alegría. «Y no son uno, ni dos, ni tres. Me atrevería a decir que la mitad de nuestra gentes es de Lorca», presume Pedro Reinaldos, secretario y gerente de La Hoya.
Los equipos modestos no están libres de errores, pero no se le tienen en cuenta. No pasa lo mismo en los grandes. El Lorca también es líder, pero en verano descendió por impagos. Su error no es para siempre y este año va líder, pero su gente no perdona una gestión censurable ni un declive más largo que corto en un equipo que hace años llegó a coquetear con el ascenso a Primera. Eso es lo que ha llevado la desazón a la grada del Artés Carrasco. Eso es lo que ha llevado el alborozo al campo de Los Tollos, en La Hoya, una pedanía de casi 3.000 habitantes y raigambre agrícola, donde brotan lechuga, alcachofa y bróculi, y ahora también el fútbol.
Pedro Rosell, dueño de Construlor, es el presidente de La Hoya, Manuel Molina es el director deportivo y Pedro Reinaldos su gerente, además de su primer entrenador en 2003, cuando nació el club. Ellos mueven los hilos de un equipo que entrena Leo, segundo de Unai Emery en el Lorca, y logró el ascenso a Preferente hace tres temporadas. Este año no es uno más, es su año al sol: comparte el liderato con el Molina. «Hay otros diez o doce directivos detrás que también aportan», dice Reinaldos.
Aquí nadie 'se retrata'
¿Y qué vale mantener a flote un equipo como La Hoya? Más de 100.000 euros al año. «Sacamos 15.000 de subvenciones y otros 15.000 de los anunciantes. Construlor, el principal apoyo, pone unos 50.000», aclara el gerente. ¿Y la taquilla? Simplemente, no se cobra. En La Hoya nadie 'se retrata'. El club saca unos 500 euros por partido, pero no por cobrar entrada, sino por la rifa que organiza en cada jornada en casa.
Uno poco de aquí y un poco de allá obran el milagro. La Hoya vive su séptima temporada y este año late más que nunca. Los propios directivos se sorprenden del éxito en la grada. «Esto es histórico. El fútbol nunca se había vivido así en esta pedanía», dice Reinaldos.
Lo que bien va, bien se queda. La Hoya juega los domingos y los domingos seguirá jugando. El día de partido en La Hoya no es accidental. Encierra su lógica. En una pedanía agrícola se trabaja los sábados. Por eso la directiva decidió que los partidos se celebraran siempre en domingo y el tiempo ha convertido en una decisión de éxito lo que nació casi por necesidad.
El campo de La Hoya también vive tiempo de guirnaldas. Estrenó nueva carnadura el pasado verano, cuando inauguró otros vestuarios, más grandes, y otro graderío con capacidad para 500 espectadores. Las obras costaron unos 130.000 euros y fueron pagadas por el Ayuntamiento y la Comunidad.
¿Qué es lo único que falta? El césped. La plantilla, formada por jugadores de Lorca, La Hoya, Águilas, Totana, Puerto Lumbreras y tres marroquíes que trabajan en la misma pedanía y los domingos cambian los aperos por el balón, marca sus goles en un campo de tierra. «El director general de Deportes, Antonio Peñalver, nos prometió arreglar eso antes del final de la legislatura. Si ascendemos, tenemos la esperanza de lograrlo este año», dice el gerente. La Hoya vive su momento de mayor desboque. Antes se amodorraba en domingo, justo cuando ahora hierve. Antes callaba en domingo, justo cuando ahora clama. Un año así bien merece un césped.
TAGS RELACIONADOS
En Tuenti

buscador

Buscador de deportes
buscar
La Hoya, 450-Lorca, 370

Luis Jiménez con la camiseta de La Hoya, su nuevo equipo, ayer en el campo de Los Tollos. :: PACO ALONSO / AGM