Urralburu: «No ha habido palabras a quienes más lo necesitan, ha sido un discurso decadente»