«La unidad será puntera con el nuevo laboratorio»

Las obras para que La Arrixaca pueda realizar fecundaciones in vitro sin necesidad de derivar a la privada han comenzado este verano

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

La Unidad de Reproducción Asistida de La Arrixaca, de referencia regional, contará en los próximos meses con un laboratorio propio que permitirá realizar técnicas de fecundación in vitro en el hospital, sin necesidad de derivar a las pacientes a la privada, como ocurre actualmente. Las obras fueron adjudicadas el pasado mes de junio, y deberán estar finalizadas a principios de 2019.

El proyecto viene de lejos. Hace una década ya se puso encima de la mesa un informe que advertía del impulso que supondría esta infraestructura para la unidad, colapsada por unas listas de espera que actualmente llegan a los dos años y medio (30 meses). Además, se concluía que el laboratorio supondría, a medio y largo plazo, un ahorro para las arcas públicas. Sin embargo, la idea fue aparcada durante años, hasta que el consejero de Salud, Manuel Villegas, la rescató en 2018. Ahora, está a punto de hacerse realidad. «Con este nuevo laboratorio tendremos una unidad puntera, con la última tecnología», destaca Jesús Álvarez, jefe del servicio. El hospital contratará a tres biólogos para atender estas instalaciones, en las que se llevará a cabo la fecundación de los ovocitos para su posterior implantación en las pacientes.

La reproducción asistida en cifras

560
parejas fueron derivadas el año pasado desde La Arrixaca a las clínicas concertadas para técnicas de fecundación in vitro
250
parejas se sometieron el año pasado a técnicas de inseminación artificial en La Arrixaca
30
meses es la espera media para poder acceder al primer ciclo de fecundación in vitro. Para inseminación artificial no hay demoras

Se reducirán las esperas

Álvarez destaca la mejora en la calidad del servicio, ya que las pacientes serán tratadas «por los mismos profesionales durante todo el proceso», en el propio hospital. Pero, además, lo previsible es que se reduzcan los interminables tiempos de espera actuales, fruto del cuello de botella de las derivaciones. Hasta el año pasado, el SMS mantenía contratos con cinco clínicas distintas. En junio de 2018, las derivaciones se adjudicaron a un único centro: la clínica La Vega. Se escucharon entonces algunas voces críticas que vaticinaban un aumento de las demoras, pero se ha producido justo lo contrario. «Ha sido un buen contrato, porque las clínicas anteriores tenían un volumen alto de pacientes privados y La Vega se centra en las derivaciones», explica Jesús Álvarez. Sin embargo, sigue sin ser la situación ideal, y los profesionales esperan que el laboratorio propio esté listo cuanto antes.

Las instalaciones permitirán la realización de unos 600 ciclos de fecundación in vitro anuales, más o menos los mismos que ahora se llevan a cabo en el concierto. Pero, como las derivaciones no se interrumpirán, la capacidad del servicio aumentará. Esto permitirá reducir sensiblemente la actual lista de espera. Las demoras afectan únicamente a la fecundación in vitro, no a la inseminación artificial, que se realiza ya en la propia unidad de La Arrixaca.