La última oportunidad del Estatuto

Diputados de la ponencia del Estatuto de Autonomía, reunidos ayer en la Asamblea. / lv
Diputados de la ponencia del Estatuto de Autonomía, reunidos ayer en la Asamblea. / lv

Los partidos se dan un ultimátum para consensuar el día 20 la reforma de la ley

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOL

«No podemos estar engañando a los murcianos. O nos ponemos serios o damos carpetazo a la comisión del Estatuto de Autonomía». Esas palabras, pronunciadas ayer por el portavoz de Ciudadanos en la Asamblea Regional, Miguel Sánchez, evidencian el distinto grado de interés que tiene cada uno de los cuatro partidos políticos en sacar adelante la reforma de la ley básica de la Región de Murcia en una legislatura a la que le quedan 50 días de actividad parlamentaria.

Los diputados encargados de realizar ese trabajo se volvieron a reunir ayer tras ocho meses de inactividad para cruzarse por segunda vez en un año los borradores que cada partido ha elaborado sobre el Estatuto. También se dieron un ultimátum para sacar adelante un texto único. La presidenta de la Asamblea y de dicho grupo de trabajo, Rosa Peñalver, propuso un «'sprint' final» para alcanzar el objetivo. Así, fijó para el próximo día 20 una reunión, «las horas que hagan falta» -advirtió-, «para 'casar' los borradores de cada uno de los partidos y alcanzar una reforma del Estatuto que sea aceptable y aceptada por todos». Aunque si no lo hay, ahí acabará el trabajo de la ponencia.

Todo apunta a que ocurrirá eso último. Tener nuevo Estatuto de Autonomía en los próximos meses se antoja una empresa difícil. Primero, debe salvar en Cartagena la falta de consenso. Su aprobación debe hacerla una mayoría cualificada: al menos 27 de los 45 diputados. Posteriormente tendrá que superar otros obstáculos políticos de envergadura para ser efectiva: su aprobación en las Cortes Generales. Agotada la legislatura autonómica en mayo, el texto seguiría su tramitación en Madrid mientras no haya elecciones nacionales. Pero tal y como están las cosas, cabe la posibilidad de que haya que elegir presidente del Gobierno antes que de la Comunidad, por lo que todo ese trabajo decaería y habría que comenzar de cero a partir de junio, como ya ocurrió en las dos legislaturas anteriores.

Sánchez (Cs): «No podemos estar engañando a los murcianos. O nos ponemos serios o damos carpetazo»

Todos señalan al PP

Aunque los cuatro grupos parlamentarios aseguran querer sacar adelante el Estatuto, las diferencias entre todos son notables. PSOE, Podemos y Ciudadanos acusaron al PP de «no querer cambiar» nada y denunciaron que hasta ayer no intercambió con ellos su borrador. El portavoz popular, Víctor Martínez, lo negó, aseguró que presentó su propuesta en junio de 2018 y atribuyó la reunión de ayer a las «prisas» del resto de partidos, tras su iniciativa de reforma parcial para que esa ley reconozca la deuda histórica de Murcia, que el Gobierno regional cifra en 7.519 millones de euros.

El PP seguirá adelante con su reforma parcial si el próximo día 20 no hay un acuerdo para sacar adelante un texto completo.

El portavoz del PSOE, Joaquín López, pidió a los populares «que demuestren de manera clara si quieren cambiar el Estatuto o quieren seguir haciendo política de la mano de Vox». Aseguró que solo su grupo y Cs tienen la «determinación» de acabar un trabajo basado en el trabajo sin cristalizar realizado durante las últimas dos legislaturas.

«Sería un fracaso no llegar a un acuerdo, cuando ya había un magnífico texto de la anterior legislatura elaborado por PP, PSOE e IU, y también hasta hoy había tres borradores», reconoció a las claras Miguel Sánchez. En su opinión, el PP adopta una posición «electoralista y populista» para dejarlo todo como está. Y recordó que el apoyo de los populares es esencial para enviar a Madrid un nuevo articulado.

El portavoz y secretario general de Podemos, Óscar Urralburu, reconoció ser «escéptico» sobre lo que ocurrirá la próxima semana. «El interés hay que demostrarlo con hechos. Después de cuatro años de trabajo, el PP entrega hoy [por ayer] su borrador. Entiendo que no va a ser nada fácil sacar adelante la reforma del Estatuto de Autonomía, pero por voluntad no va a ser», añadió.

Urralburu defendió esos cambios como «necesarios» para constituir un «marco de convivencia más democrático» y para garantizar a los ciudadanos derechos básicos, como el agua y el sol.

 

Fotos

Vídeos