La tromba se ceba con las Casas Baratas de Blanca y cierra carreteras en Abarán

La Policía acompaña a una vecina de Blanca desalojada por peligro de inundación. / nacho garcía/AGM
La Policía acompaña a una vecina de Blanca desalojada por peligro de inundación. / nacho garcía/AGM

Las familias tuvieron que achicar el agua que entraba por los sumideros y las duchas con bombas de extracción

JESÚS YELOBLANCA

Las intensas lluvias mantuvieron ayer en tensión a los vecinos de la Vega del Segura, que pasaron toda la jornada pendientes del cielo. Los barrios de las Casas Baratas y de Runes, en Blanca, sufrieron ayer graves consecuencias a causa de las intensas lluvias caídas sobre todo por la mañana: solo hasta las dos de la tarde horas se recogieron un total de 110 litros por metro cuadrado. Durante varias horas de la tarde no llovió en la zona.

El entorno del barrio de las Casas Baratas quedó acordonado, y las calles más perjudicadas fueron las de Miguel de Unamuno y Federico García Lorca. En esta última quedó un coche atascado en el barro.

A la vivienda de María Nieves Egea, una de las afectadas, el agua entró por el sumidero, duchas y aseo y le llegó a la altura del inodoro: «He tenido que mandar a mi hija de seis años a casa de mi madre y yo no pude ir a trabajar a Las Torres de Cotillas; hasta he tenido que comprar una bomba de extracción para sacar el agua pues aquí no ha venido nadie, ya que los bomberos me dijeron que ellos rescatan a la gente pero no pueden sacar el agua». Otra vecina que sufrió daños en su vivienda fue Candelaria Torrano. «Vivo sola y la casa ha quedado desmantelada; tampoco he podido ir a trabajar a mi puesto en Abarán», se lamentó.

Un ciudadano británico quedó atrapado en su coche por la caída de un muro en el Arco de la Loma

En el barrio de Runes, el concejal de Seguridad Ciudadana, José Antonio Carpena, visitó a los vecinos y les aconsejó que dejaran sus casas «porque lo peor está por venir ante la crecida del río a su paso por el municipio». El Ayuntamiento ofreció el centro cultural Miguel Ángel Fernández Abenza para que pasaran la noche, y cifró en «unas setenta personas las susceptibles de ser desalojadas de su casas». Por su parte, la Guardia Civil apuntó ayer que «la mayoría de los familias se mostraron partidarias de dejar sus casas «si la situación se agrava». El alcalde de Blanca, Pedro Luis Molina, coordinó los trabajos y también se trasladó al barrio de Las Casas Baratas para concienciar a los vecinos de que «se dirijan al albergue que hemos instalado en el centro cultural con camas, mantas y alimentos y a que quiten los coches para que no sufran daños».

Los vecinos aún recuerdan las graves precipitaciones del año 1989 que inundaron el barrio de Los Gitanos, en Runes, hoy ya canalizado. Cientos de curiosos se asomaron ayer por la tarde al Puente para contemplar la crecida del río Segura, de color chocolate, y que arrastraba cañas y ramas.

Suspenden el Pleno en Ricote

En Ricote, el alcalde, Rafael Guillamón, se vio obligado a aplazar el pleno ordinario previsto para la tarde de ayer. En Abarán hubo desprendimientos en la RM-514 y en la barriada Virgen del Oro, y en el paraje del Arco de la Loma en Blanca, un muro derribo el coche de un vecino de nacionalidad británica que quedó atascado. El hombre no sufrió heridas y el Ayuntamiento lo trasladó al centro de día, donde se le facilitó comida y ropa.

Durante toda la jornada estuvieron cortados los accesos a Abarán-Blanca por las dos carreteras comarcales, y cerradas al tráfico las carreteras de Ojós a Villanueva; la de Ulea a Archena por el Parque de la Marquesa, y la de la pedanía de la Hoya del Campo.