«Desde los tres hasta los siete años los niños aprenden como esponjas»

Ángel Hernández. / lv
Ángel Hernández. / lv

Ángel Hernández es el director de la banda sinfónica de Amigos de la Música de Yecla

MINERVA PIÑERO

De su padre, quien fue el clarinete principal de la banda de Yecla en la década de los ochenta, Ángel Hernández (Yecla, 1974) heredó la destreza musical que ahora muestra en la banda sinfónica de la Asociación de Amigos de la Música de Yecla, donde dirige a 95 instrumentistas. Titulado en el Conservatorio Superior de Música M. Massotti Littel, a partir de mañana pasará parte de su tiempo en la caseta El Puntillo, en la Feria de Yecla. Dentro de la carpa, que estará abierta hasta el 22 de septiembre, sonarán tributos al rock y conciertos de soul, entre otros sonidos.

-¿Qué actividad destacaría de todas las que han preparado para la Feria de Yecla?

-Le tengo mucho cariño a todas las sesiones y conciertos que hemos organizado, pero destacaría el concierto de Serendipity, ya que es un grupo que está formado por alumnos de la escuela. Será el próximo martes, el 18 de septiembre. También haría hincapié en el concierto de Enrique Soto. Es un homenaje a Ñoño, un señor que, por desgracia, falleció el año pasado. Formaba parte de la banda y esta es la primera feria en la que no nos acompaña. En este caso, el concierto será el lunes 17.

-¿Son conciertos gratuitos?

-Sí. Invitamos a todo el que quiera disfrutar de la música a que se pase por nuestra caseta. Ahí podrán tomarse, por ejemplo, un bocadillo y una cerveza.

-¿Hace referencia el nombre de la caseta al signo del puntillo, a la figura musical?

-¡Claro! El nombre tiene doble sentido. El puntillo, como figura musical, añade la mitad del valor a la nota que acompaña. Nosotros añadimos un punto diferente a la Feria de Yecla, el puntillo de disfrutar.

-¿Qué ha cambiado desde que forma parte de la Escuela de Música de la Asociación Amigos de la Música, después de cuatro décadas?

-El proceso ha sido relativamente lento, pero ahora hay muchos más alumnos. Cuando empecé a estudiar había unos treinta aprendices y los profesores eran personas que se habían jubilado o que daban clases cuando tenían un rato libre. Ahora contamos con ochocientos alumnos y con más de 26 profesores que tienen una carrera musical, estudios profesionales y un contrato laboral. Soy director de la escuela desde el año 2003.

-¿De qué edad son sus alumnos?

-Desde los 3 años hasta que uno quiera aprender música, tenemos estudiantes de todas las edades. Algunos tienen más de 65 años. Incluso tenemos una asignatura para casi recién nacidos, en la que el padre o la madre trae a su hijo de un año y medio. En ella, aprenden a escuchar y a disfrutar de la música. Es una especie de terapia para abrir los sentidos de los niños.

-¿Qué valores se aprenden en las bandas de música?

-Muchísimos, ya que se trabaja con todo tipo de personas. Y de forma altruista. Se aprende a compartir; el significado del esfuerzo; el concepto de humildad... En nuestra banda, por ejemplo, contamos con adolescentes de catorce años y con personas de más de ochenta. Mi padre, de hecho, tiene 84 años y sigue tocando el clarinete. Sacamos la banda a flote porque nos gusta lo que hacemos.

-¿Qué requisitos deben cumplir quienes quieran formar parte de la formación musical que dirige?

-Deben conocer el lenguaje musical, haber realizado un aprendizaje del instrumento y haber dado clases colectivas. Nosotros, de hecho, tenemos una banda de iniciación, otra juvenil y otra banda que es la titular. Para formar parte de la última realizamos una serie de pruebas.

-¿Participan en certámenes musicales?

-Sí. El año pasado, por ejemplo, estuvimos en Holanda, en las Olimpiadas de la Música, donde fuimos campeones del mundo en el concurso internacional WMC Kerkrade. El 10 de noviembre participaremos en el Certamen Nacional de Bandas de Música en el Teatro Romea, un encuentro organizado por el Ayuntamiento de Murcia.

-¿Siente que la Administración apoya a la Asociación de Amigos de la Música de Yecla?

-Sí, por supuesto. Desde la década de los noventa tenemos un convenio firmado con el Ayuntamiento que, año tras año, ha ido prorrogándose. La salud con las administraciones es excelente.

-¿A qué edad recomendaría iniciarse en la música?

-El primer contacto con la música se puede realizar desde que el niño está dentro de la madre. En ese mismo instante ya es posible. Después, por lo que hemos visto aquí, a partir de los tres años es cuando empiezan a formarse. Desde esa edad hasta los siete años son auténticas esponjas: absorben todo lo que encuentran a su alrededor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos