Tres carreteras continúan cerradas a la circulación

Estado en el que ha quedado la carretera RM-423, de Baños de Fortuna a la Venta Collares, en Abanilla, tras el temporal. / CLAUDIO CABALLERO
Estado en el que ha quedado la carretera RM-423, de Baños de Fortuna a la Venta Collares, en Abanilla, tras el temporal. / CLAUDIO CABALLERO

Daniel Vidal
DANIEL VIDAL

La Comunidad Autónoma ha logrado abrir al tráfico en menos de una semana un total de 55 carreteras regionales afectadas por la gota fría. Permanecen cerradas a la circulación tres vías hasta que finalicen las obras de reparación de los daños estructurales sufridos por las lluvias y les devuelvan sus condiciones óptimas para la circulación. El consejero de Fomento, José Ramón Díez de Revenga, destacó ayer la labor del personal del Servicio de Conservación de Carreteras, que contribuyó en gran medida a «impedir que los vecinos quedasen aislados durante días».

Las vías cerradas con problemas de hundimientos y socavones que pueden provocar situaciones peligrosas en la circulación son la que une los Baños de Fortuna con la Venta Collares, en Abanilla, (RM-423); la vía que enlaza desde la RM-301 hasta la pedanía murciana de Zeneta (RM-F16); y la que une Torre Pacheco con Los Martínez del Puerto (RM-F21). Díez de Revenga recordó que la valoración inicial provisional de los daños de la red regional de carreteras superará los 25 millones de euros, porque en muchas de las que se abrieron al tráfico «tendremos que realizar obras de acondicionamiento posterior para garantizar la seguridad en la conducción».