El Trasvase se queda a expensas de «varios escenarios» ecológicos del Tajo

Cauce del trasvase Tajo-Segura, a su paso por Sierra Espuña./Alfonso Durán / AGM
Cauce del trasvase Tajo-Segura, a su paso por Sierra Espuña. / Alfonso Durán / AGM

El presidente de la cuenca cedente recuerda que este río tiene su cabecera «condicionada» por el acueducto

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El próximo Gobierno de la nación tendrá que decantarse por un incremento suave o severo de los caudales ecológicos en el río Tajo, lo cual tendrá una incidencia directa en el Trasvase. Habrá «varios escenarios» que analizar, explicó a 'La Verdad' el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, Antonio Yáñez Cidad. Al final, la decisión será política: si quedará o no agua para trasvasar; y si hubiera excedentes, cuál sería el volumen aproximado.

Yáñez tiene por delante la complicada tarea de dirigir los trabajos sobre los nuevos caudales, en un proceso que ya se ha iniciado para planificar el ciclo hidrológico 2021-2027. En teoría, los regantes del Trasvase seguirán dos años más con los parámetros actuales.

El presidente del Tajo se muestra cauto y no confirma si se atendrán al anterior documento de trabajo, que estableció 10,86 metros cúbicos por segundo en Aranjuez (el doble que ahora), 14,10 en Toledo y 15,92 en Talavera. Estos caudales no se aplicaron, sino otros inferiores acordes con los criterios fijados por el Ministerio. El Ayuntamiento de Toledo, por su parte, reclamó 9,5 metros cúbicos en Aranjuez (en la práctica, es el volumen medio de los últimos años), así como 27,8 para el tramo entre Toledo y la confluencia del río Guadarrama.

La clave está en Aranjuez. Por cada metro cúbico que se incremente el caudal habría 30 hectómetros anuales menos para trasvasar. El Tribunal Supremo, a través de varias sentencias, rechazó incrementar los caudales ambientales tal y como reclamaron las organizaciones ecologistas y el consistorio toledano, por no ser su misión. Debe hacerlo la demarcación del Tajo y además sin atajos. La revisión ha de acoplarse al calendario del nuevo ciclo de planificación. Asimismo, debe tener en cuenta los usos asociados al Trasvase.

Recordó Antonio Yáñez que el control del Tajo-Segura escapa a las competencias de la Confederación del Tajo, puesto que la ley del Memorándum puso el acueducto y su regulación directamente en manos del Ministerio. Comentó que la cuenca del Tajo «es la única que tiene sus recursos condicionados por esta infraestructura».

El río Tajo saldrá en auxilio del Alberche, ya que el Consejo de Ministros respaldó ayer la declaración de emergencia de las obras para montar y poner en marcha un sistema de elevación de aguas desde el Tajo hasta el Canal Bajo del Alberche para facilitar el riego de 10.000 hectáreas en los términos municipales de Talavera de la Reina y Pepino (Toledo), a las que destinará un importe máximo de 1,1 millones de euros.

El Ministerio señala que el sistema Alberche se encuentra en este momento en estado de «alerta», y prevé que entre en situación de «emergencia» en julio. Las obras consistirán en bombear agua (salvando una distancia de 3.700 metros y una altura de 20 metros) desde el arroyo de las Parras hasta el Canal Bajo del Alberche. El Gobierno quiere evitar la pérdida de las cosechas, lo cual sería catastrófico desde el punto de vista económico y social.