Tráfico controlará a 20.000 vehículos el uso del cinturón y sistemas de retención infantil

Un agente de la Guardia Civil en un control./LV
Un agente de la Guardia Civil en un control. / LV

El operativo se desarrolla desde el 30 de septiembre hasta el próximo 6 de octubre e intervendrán más de 200 agentes

LA VERDAD

La Jefatura Provincial de Tráfico desarrolla desde hoy y hasta el próximo domingo, seis de octubre una campaña de control de uso del cinturón de seguridad y sistemas de retención infantil. Intervendrán unos 200 agentes de la Guardia Civil de Tráfico que controlarán alrededor de 20.000 vehículos, tanto en vías interurbanas como en urbanas.

El Delegado del Gobierno, Francisco Jiménez explicó este lunes que el cinturón «debe llevarse siempre correctamente abrochado, tanto en carretera como en ciudad, debe estar homologado, bien anclado, y es especialmente importante concienciar de su uso en los asientos traseros, pues en un impacto frontal la probabilidad de golpear mortalmente a los pasajeros de los asientos de delante puede ser hasta 8 veces mayor».

Está constatado que, a 80 km por hora, un choque frontal sin llevar puesto el cinturón de seguridad suele llevar fatalmente aparejado el resultado de muerte o lesiones muy graves. Sin embargo, en caso de vuelcos, por ejemplo, reduce un 77% el riesgo de mortalidad.

«No llevar puesto el cinturón de seguridad es, junto con la velocidad y la conducción bajo los efectos del alcohol, uno de los principales factores de riesgo en la carretera», advirtió.

Durante el periodo indicado de 2019, han sido denunciadas 2.668 personas por no utilizar el cinturón de seguridad o el sistema de retención infantil (SRI) adecuado (14%), a las que se les ha interpuesto 2.743 denuncias y se les ha detraído un total de 8.229 puntos. Al igual que en el año 2018, el no uso del cinturón de seguridad sigue representando la cuarta causa de detracción de puntos, después de la velocidad, alcohol y teléfono móvil.

Normativa aplicable

La Directora Provincial de Tráfico, Virginia Jerez, recordó que tanto el Real Decreto Legislativo 6/2015 como el Reglamento General de Circulación establecen que tanto el conductor y ocupantes de los vehículos están obligados a utilizar el cinturón de seguridad, cascos y demás elementos de protección y dispositivos de seguridad en las condiciones y con las excepciones que, en su caso, se determine reglamentariamente. Las infracciones a estas normas tendrán la consideración de graves.

En lo que respecta a vehículos de más de nueve plazas, se debe informar a los pasajeros por el conductor, el guía o por la persona encargada del grupo, de la obligación de llevar abrochados los cinturones de seguridad u otros sistemas de retención infantil homologados a su talla y peso. De acuerdo con dicha normativa los menores que requieran estos sistemas de retención deberán situarse en los asientos traseros. Excepcionalmente podrán ocupar el asiento delantero, siempre que utilicen sistemas de retención infantil homologados debidamente adaptados a su talla y peso, en casos en los que no se disponga asientos traseros o no sea posible instalarlos.

Consejos para los sistemas de retención infantil

Está constatado que un niño sin sujeción multiplica por 5 las posibilidades de sufrir lesiones mortales o graves, y que utilizar adecuadamente los sistemas de retención infantil, ayudan a reducir hasta en un 75% las lesiones en caso de accidente.

Por ello, existen un conjunto de reglas que deben ser tenidas en cuenta, como no llevarlo nunca en brazos aunque sean trayectos cortos, o no utilizar pinzas de retención del cinturón de seguridad, puesto que reducen notablemente su eficacia.

Lo aconsejable es que los niños, cuya altura debe ser inferior a 1,35 m, viajen en sentido contrario a la marcha, si es posible hasta los 4 años, puesto que su cabeza nunca debe asomar por encima del respaldo de la sillita. Si esto ocurre indica que es preciso pasar a otra del grupo superior, teniendo en cuenta que nunca lleve conectado el airbag y que entre silla y ocupante no sean superados los 33 kg.

Además, debe asegurarse que los arneses o el cinturón no deberán están retorcidos, holgados, ni doblados, y que el Sistema de retención infantil esté perfectamente instalado, cómodo y seguro, para lo cual la mejor opción es el anclaje mediante el sistema Isofix.

No obstante, el nuevo reglamento europeo sobre sillitas de seguridad infantil establece que debe utilizarse el sistema R-129, sustituyendo el actual R44, ya que incorpora nuevos avances tecnológicos. Para Francisco Jiménez, «este conjunto de medidas deben ir respaldadas siempre con el ejemplo de los padres, poniéndose siempre el cinturón.