Uno de cada cuatro trabajadores vive la ola de calor con riesgo de 'estrés térmico'

Un trabajador de la construcción bebe agua para hidratarse en la mañana de ayer en las obras que se llevan a cabo en Alfonso X El Sabio, en Murcia. / J. L. ROS CAVAL /AGM
Un trabajador de la construcción bebe agua para hidratarse en la mañana de ayer en las obras que se llevan a cabo en Alfonso X El Sabio, en Murcia. / J. L. ROS CAVAL /AGM

Están expuestos unos 120.000 asalariados del campo y la obra, dicen los sindicatos

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉN

Una cuarta parte de los trabajadores deben afrontar su jornada laboral con especial cuidado durante estos días de intenso calor, como consecuencia de los picos de temperaturas que alcanzan hasta los 40 grados. Y es que se estima que el 25% de las personas ocupadas en la Región, sobre todo, en sectores como la agricultura y la construcción, están expuestos al denominado 'estrés térmico'. De ahí que los sindicatos planteen de cara al futuro que los convenios regulen oficialmente los horarios en ciertas tareas de las actividades más sensibles.

Desde Comisiones Obreras calculan que hay en la Región entorno a 120.000 puestos de trabajo en los que los asalariados están sometidos a unas condiciones de excesivo calor en sus tareas, que se acumula en el cuerpo debido a la interacción entre las condiciones ambientales y la actividad física que realizan, lo que representa un alta probabilidad de sobrecarga fisiológica que puede conllevar un grave riesgo para su salud y seguridad.

Ante esta realidad, se hace imprescindible adoptar medidas preventivas, así como planificar los horarios de trabajo, para que se eviten los momentos centrales del día. Es lo que ocurre en el campo, donde la jornada se realiza desde 6.30 a 12.30 horas.

Las jornadas agrícolas se extienden desde las 6.30 a 12.30 horas para evitar mayores riesgos

No obstante, la realidad es que no siempre sucede así. Por ello las organizaciones sindicales subrayan la necesidad de desarrollar medidas preventivas para evitar las dañinas consecuencias de los golpes de calor. Más aún, ante los efectos del cambio climático, que se agravarán en el futuro. De ahí que se insista en la urgencia de adoptar más medidas preventivas, sobre todo, ante las labores al aire libre, en tareas agrícolas, construcción, limpieza viaria y mantenimiento de carreteras. Sin olvidar, a aquellas sometidas a altas temperaturas en naves industriales y también en el sector de la hostelería, por ejemplo con los empleados en cocinas.

UGT hace hincapié en que es esencial informar de los riesgos del desempeño de las labores bajo altas temperaturas, así como que todos los trabajadores conozcan los síntomas de un golpe de calor. Además, «es necesaria una correcta organización del trabajo, con pausas que permitan recuperarse».

Al respecto, el secretario de Salud Laboral de CC OO de la Región, José María López, manifiesta que es prioritario «planificar el horario de trabajo, para que se eviten las horas de mayor temperatura» -especialmente al mediodía-, sin embargo, denuncia que, lejos de cumplirse, «muchas veces se justifica todo por la productividad», aparte de la «reducir en costes en prevención», lo que para él «es otra forma de precarizar el trabajo».

Los empresarios reivindican, en cambio, su compromiso con la prevención, a la hora de minimizar los riesgos derivados de la exposición a elevadas temperaturas en los meses estivales, principalmente, en actividades que se desarrollan al aire libre.

En el caso de la Comunidad Autónoma, a través del el Instituto de Seguridad y Salud Laboral (ISSL), trata de sensibilizar de forma especial mediante la difusión de folletos informativo en español y árabe, tanto a través de empresas, como de diferentes agentes económicos y sociales.

Hidratarse y descansos

Entre las medidas preventivas recomendadas está evitar la realización de trabajos que exijan esfuerzo físico en las horas centrales del día, proporcionar ayuda mecánica cuando sea posible, realizar descansos cortos y frecuentes (cada 20 minutos), en los que el trabajador se hidrate, o controlar la temperatura en interiores (aire acondicionado, ventiladores o barreras físicas para reducir la exposición al calor). También se aconseja disponer de áreas frescas, con sombra y buena ventilación para los descansos, ingerir agua fresca y portar ropa suelta y transpirable.

Por último, los sindicatos instan a la Administración a que refuerce a la Inspección de Trabajo para que puedan con celeridad ante situaciones de riesgo, a la vez que ponen a disposición de los trabajadores las medidas necesarias para que denuncien los casos en que no se pongan en marcha medidas preventivas.

Más