Alcalde de Totana: «Ser el municipio más endeudado de la Región es un récord que no queremos»

Andrés García Cánovas, alcalde de Totana. / P. E.
Andrés García Cánovas, alcalde de Totana. / P. E.

En cuanto al pacto de gobierno con IU, Andrés García Cánovas destaca que «hemos sido un equipo en el que solo ha cambiado la figura de la alcaldía»

PACO ESPADAS TOTANA

El socialista Andrés García Cánovas se encuentra en la recta final como alcalde de Totana. Su mandato ha sido de dos años, ya que en esta legislatura ha habido dos regidores por el acuerdo entre el PSOE de García y Ganar Totana- Izquierda Unida, lo que hizo que Juan José Cánovas fuera el primer edil los dos primeros años. Andrés García llegó a la vida política en 1999, siendo entonces concejal de Agricultura, ya que su profesión es la de agricultor, en la actualidad especializado en los parrales de uva de mesa. En noviembre ganó las primarias de su partido aventajando a Víctor Balsas por tan solo un voto, por lo que será el candidato en mayo.

«El Plan General lo comparo con un puzle. Vamos a vaciarlo y cuadrar las piezas poniéndonos de acuerdo»

-¿Cómo es su relación con su socio de gobierno?

-Son buenas desde principio de la legislatura, pero es cierto que somos dos partidos diferentes y lógicamente existen diferentes puntos de vista en algunas cuestiones. Hemos tenido diferencias en la forma de afrontar el Plan de Ajuste, pero llegamos a un entendimiento, cedimos ambas partes y conseguimos el consenso. También hemos tenido alguna discrepancia con el Plan General de Ordenación Urbana. Cuando conformamos el actual equipo de gobierno nos encontramos el Ayuntamiento al borde de la quiebra, pero hemos conseguido entre ambos grupos estabilizarlo y sacarlo adelante. Entiendo que lo nuestro es una relación bastante cordial. El pueblo estaba cansado de las mayorías absolutas del Partido Popular y la corrupción, al principio no entendían nuestro pacto, pero luego comprendieron que era necesario. Si se diera de nuevo el caso de que cada formación consiguiera seis concejales, como en la actualidad, para hacer un nuevo pacto sería necesario matizar antes muchas cuestiones.

-¿Cuáles han sido sus logros?

-Son muchos los conseguidos en esta legislatura, tanto con el anterior alcalde como conmigo. No me gusta diferenciar ya que hemos sido un equipo de gobierno en el que solo ha cambiado la figura de la alcaldía, y algún mínimo cambio en las concejalías para que Juan José dirigiera un área tras su salida. El principal logro que hemos conseguido es el de estabilizar la situación financiera del Consistorio. Cuando entramos como gobierno nos encontramos que los funcionarios tenían muchas dudas sobre si podrían cobrar su nomina al mes siguiente. La empresa de recogida de basuras realizó 18 convocatorias de huelgas a la anterior corporación lo que hacia la situación muy complicada. También la compañía Iberdrola nos envió una notificación de corte en más de 40 edificios municipales por un impago de 700.000 euros, pero lo solucionamos todo.

-¿Mucha presión por la deuda?

-A nuestra llegada, todos los préstamos estaban en impago; nos presentamos en el Ministerio de Hacienda, allí nos dijeron que al anterior equipo le habían ofrecido ayudas para el Ayuntamiento y no se habían querido acoger a ninguna. De la mano del Ministerio nos pusimos a trabajar y renegociamos todos los préstamos, salvo uno que se quedo atascado en el BBVA. Aquí intervino la Dirección General del Tesoro, desde Madrid, ya que se encontraba más de dos años de impago y con unos intereses de demora de más del 20%, lo que nos hizo firmar un nuevo préstamo de 21 millones de euros. El resto de préstamos también se renovaron en términos de 'prudencia financiera' como exigía el Ministerio, es decir, todos se firmaran a un interés de entre 0,5% y 1%, a excepción del complicado que fue algo más caro.

-¿A cuánto asciende el pasivo de las arcas municipales?

-Nos costó los dos primeros años saber cuál era la deuda real. Realizamos un estudio económico financiero que arrojó una deuda comercial y financiera de 120 millones de euros, además de 60 millones de contingencias, que te pueden venir o no. Por poner un ejemplo, el dinero que entregaron a cuenta personas que hicieron en el pasado planes urbanísticos para incluir en el Plan General -que aún no está aprobado-, ahora lo reclaman en los tribunales, lo que hace que nos encontremos con sentencias que dicen que hay que devolver el dinero que se entregó, más los intereses y las costas judiciales. Lo que hemos conseguido es estabilizar esa deuda con un plan de tesorería por el que las empresas que trabajan para el Ayuntamiento saben cuándo van a cobrar sus facturas, cosa que antes no sucedía. Esto lo exige por Ley el Ministerio de Hacienda, no sé como el anterior Ejecutivo del PP no lo realizaba.

-¿Qué tal llevan que el Ayuntamiento esté intervenido por Hacienda?

-Aparte de realizar un Plan de Ajuste, cuando tenemos una sentencia judicial que no podemos abonar, al estar obligados a pagar, el Ministerio nos adelanta el dinero con un préstamo para hacer frente a esa deuda, con ello nos imponen unas condiciones, y eso son los planes de ajuste. Los dos primeros años de legislatura no se pudo aprobar ningún presupuesto ya que no lo autorizaba. Después sí se aprobaron los de 2017 y 2018, quedando pendiente 2019, donde nos piden que bajemos un 5% en los capítulos de personal y gasto corriente.

-¿Cómo se encuentra a día de hoy el Plan General urbanístico?

-No hemos dejado de trabajar en ello. Nos encontramos a la espera de que la Comunidad lo apruebe o deniegue. Salió adelante en el Pleno con los votos de IU y PP. Pero desde el PSOE nos oponemos a su aprobación, ya que supondría más del 50% en la rebaja en las alturas de las calles del municipio. Es un disparate que después de 14 años nos pongan unas deficiencias que se tenían que haber contemplado hace muchos años. Este Plan General no cuadra, es una herramienta viva, no entiendo cómo tenemos que aprobarlo si se contemplan desarrollos urbanísticos que sabemos que no se harán. Además, está plagado de corrupción que se hizo para conseguir unos objetivos nada lícitos. Los técnicos tienen miedo para proceder a su aprobación. Mi propuesta es compararlo con un puzle, por ello vamos a vaciarlo en la mesa y vamos a cuadrar las piezas en las que estemos todos de acuerdo y nos cuadren.

-¿La no aprobación supone un impedimento para el crecimiento del polígono industrial?

-Creo que no. Existe espacio suficiente. El precio del suelo que tenemos no es muy competitivo ya que se compraron muy caros en la época de la corrupción, pero las empresas están llegando. Estamos a la espera de que se autorice una nueva ITV, y se está construyendo la planta fotovoltaica.

-Hablemos del yacimiento arqueológico de La Bastida, ¿qué futuro tiene por delante?

-Mi objetivo desde que accedí a la alcaldía es potenciar el turismo y, en concreto, La Bastida. Todos los grupos parlamentarios regionales han pasado por el recinto, también lo ha hecho, recientemente, el ministro de Cultura. Totana es una localidad agrícola, y La Bastida podría ser el referente para potenciar el turismo. Mi idea es encontrar una línea de financiación para invertir y que los arqueólogos no se muevan. Me gustaría musealizar las instalaciones, pero al mismo tiempo la idea es que se cree un museo compartido en el Centro de Artesanía. Aunque la solución ideal sería buscar financiación para restaurar el palacete del General Aznar.

-¿Cómo está preparando las próximas elecciones en mayo?

-Estamos comenzando, pero lo que sí tengo claro que tenemos que seguir generando inversiones. Las empresas están comenzando a confiar en este equipo de gobierno. También trabajaré para que nos den 40 años para pagar la deuda, y no 20 como ahora.

Temas

Totana
 

Fotos

Vídeos