Buscan a un conductor que mató a un anciano y se dio a la fuga en Totana

Agentes de la Guardia Civil, junto al cadáver del hombre atropellado en Totana. /Paco Alonso / AGM
Agentes de la Guardia Civil, junto al cadáver del hombre atropellado en Totana. / Paco Alonso / AGM

La Guardia Civil recaba datos sobre el coche que embistió a Ildefonso, de 82 años, cuando salió a caminar por Los Huertos

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

La muerte sorprendió a Ildefonso a primera hora, cuando daba su paseo habitual de las mañanas por el paraje totanero de Los Huertos. La Guardia Civil trabaja contra reloj para tratar de localizar al conductor de un automóvil que, según las primeras hipótesis, arrolló mortalmente este sábado a este anciano, de 82 años y vecino de Totana, dándose luego a la fuga.

El atropello, que conmocionó a la localidad, ocurrió minutos antes de las siete de la mañana en el Camino del Pastelero. Este es un paraje que los totaneros eligen frecuentemente para dar sus paseos matutinos. Fueron precisamente unos vecinos, que caminaban también por la zona, los que alertaron a Emergencias al encontrar el cuerpo del hombre tirado a un lado de la carretera. El cadáver, según explicaron fuentes cercanas al caso, presentaba lesiones muy evidentes, compatibles con un posible arrollamiento.

La investigación fue asumida por la Guardia Civil, que acordonó la zona y que, durante horas, rastreó el camino en busca de pruebas que ayuden a localizar al autor del atropello. Hasta la zona también se desplazaron efectivos de la Policía Local de Totana. No hubo testigos directos del atropello, pero el Instituto Armado está recabando otras pruebas para tratar de identificar el vehículo que embistió al anciano.

El fallecido, natural de Orihuela, era familiar del alcalde del municipio, Andrés García Cánovas, que se trasladó hasta el lugar para seguir de cerca los trabajos del Grupo de Investigación de Accidentes de Tráfico (GIAT) del Instituto Armado. «Él salía a andar desde hace muchos años muy temprano», explicó García Cánovas, visiblemente afectado. La víctima tenía tres hijas.

El camino donde se produjo el atropello es una pequeña carretera, de doble sentido y flanqueada por algunos árboles, en la que no existe acera. En ella no se permite circular a más de 50 kilómetros por hora. «Los ciclistas y los peatones que vamos por aquí estamos vendidos», lamentaba un vecino. «Los coches pasan a mucha velocidad».

Temas

Totana

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos