Las tormentas convierten en un río la rambla de Jumilla

La abundante agua caída convierte el cauce en un río de tierra marrón, que se desbordaba y cubría otras zonas inundables