Baja la espera en quirófanos y consultas, pero sube para las pruebas diagnósticas

El consejero de Salud, Manuel Villegas, desglosando los indicadores de listas de espera, durante la mañana de este viernes./LVGráfico
El consejero de Salud, Manuel Villegas, desglosando los indicadores de listas de espera, durante la mañana de este viernes. / LV

La Consejería señala que el 10% de los enfermos no acuden a la consulta y tampoco la cancelan

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Las pacientes murcianos tienen que esperar menos tiempo para entrar al quirófano y para ser atendidos por el médico especialista que hace uno año; sin embargo, la demora que están obligados a soportar para someterse a una prueba diagnóstica (ecografías, resonancias...) se ha disparado al alza en el último año, así como el número de usuarios que ni siquiera tiene una fecha asignada para ello, y que alcanzan los 31.200.

Aunque las esperas excesivas han disminuido, nada menos que 2.737 enfermos han tenido que esperar unos cinco meses (más de 150 días) para ser operados; y otros 248 pacientes llevan un año aguardando para entrar en el quirófano. Según la estadística de la Consejería de Salud a 30 de junio, los murcianos esperan una media de 79,2 días para una intervención quirúrgica, frente a los 81,9 de hace un año, confirmándose así, aunque con menor vigor, la tendencia a la baja iniciada en 2015. Desde junio de ese año, la demora media se ha reducido en 37 días. Las estadísticas detalladas ayer por el consejero de Salud, Manuel Villegas, señalan además que hay menos pacientes en lista de espera que hace un año, 22.353 frente a los 26.595 que aguardaban para entrar en el quirófano en junio de 2018.

Las especialidades que más han aligerado sus colas son Cirugía Torácica, con 24,5 días menos (este año la demora es de 31 días); Ginecología, con 16 días menos y una media de dos meses de demora; Cirugía General, con 14,74 días menos y una media también cercana a los dos meses, y Cirugía Cardíaca y Cirugía Pediátrica, ambas con 10 días menos de demora para entrar en el quirófano.

Con esas rebajas en los tiempos, son cuatro las áreas de salud de la Región que han alcanzado el objetivo de espera quirúrgica y que se mantienen por debajo de los 65 días. Así, los pacientes de las áreas de Lorca, con 51 días; Murcia Este y Vega Alta del Segura, con 64 días y Noroeste, con 65,7, tienen mejor respuesta en la asistencia que los de otros municipios.

Casi 2.750 murcianos aguardan cinco meses para ser operados, 927 menos que en 2018

Los peores registros, en cambio, se obtienen en Cartagena debido «al arrastre de problemas» enquistados, a juicio del consejero, y el Mar Menor, por falta de especialización en la rehabilitación, que se posicionan como las zonas con mayor tiempo de espera de la Región de Murcia en 2019.

Las demoras para lograr una cita con el especialista se han reducido en tres días en el último año, hasta alcanzar una media de espera para consultas externas de 61 días. Destacan los descenso en Pediatría (30 días), Alergia (28 días) y Digestivo (14 días menos). Las especialidades que más han aumentado sus tiempos de espera son, en cambio, Urología, Cirugía Maxilofacial (las dos con 14 días más) y Ginecología, con un incremento de 34 días.

Pese al descenso medio en la espera para el especialista, son más de 11.000 pacientes del Servicio Murciano de Salud los que aún no tienen cita asignada en consultas externas «debido a un problema estructural. Las garantías de demora no se están cumpliendo», admitió ayer Manuel Villegas, durante la presentación de los datos. Con todo, el número de pacientes sin fecha asignada para ser vistos por el especialista ha disminuido en 2.004 respecto a 2018. Aumentan en cambio los pacientes en espera de consulta externa (este 2019 son 4.563 más que el pasado año), y crece además la bolsa de usuarios que se ven obligados a soportar una demora de más de cincuenta días, con 10.496 más.

Desde el año 2015, la reducción del tiempo para una intervención alcanza los 37 días

Los registros más negativos afectan a los pacientes murcianos que están a la espera de una prueba diagnóstica, y que en el último año han sufrido un incremento de nada menos que catorce días, pasando de 23 a 37 días. Además, aumentan los usuarios en espera, con 3.739 más a la cola de someterse a una resonancia, una ecografía o una mamografía, entre otras técnicas diagnósticas. Y lo que es peor: de los 40.000 pacientes que están esperando ser citados para una prueba diagnóstica, 31.245 ni quiera tienen en el horizonte una fecha asignada.

En tierra de nadie

La destacada bolsa de pacientes sin cita asignada implica que las esperas medias en pruebas diagnósticas aportadas en la última estadística son poco significativas, ya que no tienen en cuenta a esos pacientes en tierra de nadie. Así, aunque la demora media para una ecografía asciende a 73 días, ese cálculo no tiene en cuenta a la mayoría de los usuarios que precisan esa prueba, nada menos que 15.154 sobre un total de 18.369. Otros 7.667 pacientes soportan esperas para que se les realice una resonancia magnética, y de ellos, 5.829 ni siquiera tienen fecha asignada.

Los murcianos que precisan someterse a una colono rectoscopia están aguantando una espera media de 40 días, pero de nuevo ese dato tiene solo en cuenta a los 400 pacientes con fecha asignada para la prueba, y no contabiliza a los 2.465 que no tienen aún un día asignado.

En la reducción de las listas de espera para entrar en el quirófano ha incidido también, destacó Villegas, el incremento de operaciones registrado en el último período comparado: desde enero y hasta el 30 de junio, se han realizado 64.466 intervenciones, frente a las 62.990 anotadas en el mismo periodo del año anterior, 1.476 más. Del total de operaciones, según destacó el consejero, 58.157 fueron programadas, y la mayoría (más del 86%) se realizaron con medios propios del Servicio Murciano de Salud. El resto se llevaron a cabo en centros concertados, a los que fueron derivados los pacientes.

Más información