Teodoro García apuesta por Pablo Casado para presidir el PP

Teodoro García y Pablo Casado./LV
Teodoro García y Pablo Casado. / LV

El diputado murciano confirma que apoya la candidatura del vicesecretario de Comunicación del PP para suceder a Mariano Rajoy

LA VERDAD / NURIA VEGA

El diputado en el Congreso por Murcia Teodoro García confirmó este lunes, tras el anuncio de Pablo Casado de que optará a dirigir el PP, que apoya su candidatura. El ciezano aseguró concretamente a 'La Verdad' que «forma parte del equipo de personas que lo apoyan».

Y es que Pablo Casado ha dado esta mañana un paso al frente para intentar hacerse con las riendas del PP. El vicesecretario de Comunicación ha anunciado su candidatura a la sucesión de Mariano Rajoy ante el silencio de los primeros espadas del partido, que siguen valorando sus opciones para tomar el relevo. «Yo sí quiero presidir el PP y creo que no hay que esperar a que venga el futuro, sino que hay que salir a conquistarlo. No podemos seguir arrastrando los pies durante toda una semana para pensar quién quiere liderar un partido que es uno de los pilares fundamentales del sistema democrático español», ha reprochado el dirigente popular.

Fuentes del PP aplauden la maniobra de Casado y censuran que quienes «debían» postularse no lo hayan hecho hasta el momento permitiendo que surjan candidatos «por doquier». Ni Alberto Núñez Feijóo ni Soraya Sáenz de Santamaría ni María Dolores de Cospedal han despejado sus intenciones. Y eso que el presidente de Galicia partía como favorito incontestable en el partido. De hecho, numerosos cargos territoriales apostaban por un candidato único que integrara todas las sensibilidades y no veían con malos ojos que él fuera el sucesor.

Casado, sin embargo, ha roto los esquemas. Minutos antes de que a las doce del mediodía se abriera el plazo para la presentación de candidaturas, el vicesecretario se ha reivindicado a sí mismo como el aspirante de una nueva generación del PP, «distinta» a esa que ha dirigido el partido en los últimos 30 años y con la que, recuerda, ha trabajado codo con codo. Tanto con José María Aznar como con Mariano Rajoy. «Es nuestro momento», ha proclamado antes de anunciar que mañana dará a conocer su equipo, un grupo «renovado, pero orgulloso» de lo que ha significado la organización y en el que «caben todos».

Su cometido, ha quedado claro, es reconquistar el terreno cedido en el centroderecha y atraer al electorado joven. En otras palabras, plantar cara a Albert Rivera. «Queremos recuperar a esa gente que se fue a otros partidos, a los de Ciudadanos, a los de VOX, a los de la sociedad civil que en los últimos años, a lo mejor por la crisis u otros avatares, no se han sentido tan identificados con el partido al que siempre han defendido», ha declarado en las puertas de la sede nacional del PP, en la calle Génova.

Y sus armas para lograrlo, ha asegurado, serán las señas de identidad tradicionales de su formación: la defensa de la libertad, de la unidad de España, la familia, la seguridad y el recuerdo de las víctimas del terrorismo. «Humildemente, me quiero presentar como una persona que consiga liderar la España de los balcones, la que sacó la bandera a sus ventanas», ha asegurado cuando es Ciudadanos quien está rentabilizando ese movimiento.

También promete asociar el PP a la «honestidad» y la «eficacia» en la gestión. De hecho, ha marcado distancia con los casos de corrupción. «He dado la cara en las peores noches electorales en esta casa, en el atril en la sala de las ruedas de prensa defendiendo la honorabilidad del partido frente a traidores que ni conocía o ni siquiera había visto», ha recordado. Él mismo se vio obligado a dar explicaciones este año por las condiciones en las que cursó sus estudios de posgrado.

La tercera vía

Mucho se había especulado con un tercer candidato, una «tercera vía» alternativa a Feijóo o Santamaría, los dos que parecían contar con más respaldos para liderar la formación conservadora. Si Casado es esa opción, se verá. Su paso al frente obliga al resto, en todo caso, a revisar sus planes, ya sean estos la retirada o la pugna por la presidencia del PP.

Hasta ahora, han mostrado su interés por competir el secretario Ejecutivo de Relaciones Internacionales del partido, José Ramón García-Hernández, el exministro de Asuntos Exteriores José Manuel García-Margallo y el expresidente de Nuevas Generaciones de la Comunidad Valenciana José Luis Bayo. Cada candidatura debe contar con al menos de 100 avales de afiliados. Y el plazo concluye el miércoles a las dos de la tarde.

Más información

 

Fotos

Vídeos