Teodoro García, un dron y la bandera de España