Vox también podría tener la llave en La región

Si se descuidan PP y Cs, el partido de extrema derecha sería decisivo en las autonómicas. López Miras pone las barbas a remojar

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

No fue una anécdota demoscópica que Vox irrumpiera en el mapa político regional con un 4,7% de los votos en unas supuestas elecciones generales, según reflejó el primer barómetro mensual del CIS de septiembre. Más llamativo resultó el dato de que Murcia fuera la comunidad con mayor penetración de este partido, seguida de lejos por Madrid, y a mayor distancia por Andalucía, donde el CIS tan solo le dio el 0,7%. Al final, la formación de extrema derecha ha logrado el 11% del voto en la comunidad vecina y se ha convertido en la llave del Gobierno. Con esta dinámica, el arrastre y el efecto contagio del resultado andaluz, no sería descabellado pensar que Vox también podría ser la llave de la gobernabilidad en la Región de Murcia, como apuntó el domingo García Cruz, a poco que se descuiden el Partido Popular y Ciudadanos.

La reciente encuesta del Cemop tradujo lo que ya auguró el CIS -con todas sus aristas y cocinados-, otorgando dos escaños a Vox si ahora hubiera elecciones autonómicas. PP y Cs sumarían 25 diputados y en teoría no necesitarían a Vox, aunque el escenario es muy volátil y se juega mucho en clave nacional. El presidente López Miras barajó ayer esta variable al declarar que al PP no le puede «dar miedo» pactar con Vox, una formación a la que los ciudadanos han elegido «democráticamente». Estaba pensando en Andalucía, pero con el mismo hilo argumental se lo tendría que aplicar a sí mismo si se produjera un escenario similar en Murcia. Un aviso a navegantes muy revelador. López Miras pone las barbas a remojar.

Con seis meses por delante hasta el 'superdomingo' de mayo, el partido de Santiago Abascal tiene campo abierto para aumentar, frenar o disminuir su previsible presencia en la Asamblea Regional, aunque en el calor de estos momentos, y con trazo grueso, puede conseguir más de dos escaños. El barómetro del CIS reflejó asimismo que los murcianos y andaluces son los menos permisivos con el independentismo, otra variable que explicaría el voto en la región vecina y que podría influir en la nuestra, en función de la política del Gobierno de Pedro Sánchez hacia Cataluña. El elevado voto cosechado por Vox en El Ejido, el cercano municipio almeriense con una elevada tasa de población inmigrante, también puede ejercer un efecto contagio en la Región. Igualmente, el líder nacional de Vox se sumó con celeridad al conflicto del agua, oliendo la sangre del descontento de la «España que madruga para producir», posicionándose al lado de los sedientos que «reclaman justicia». El problema con el que se puede encontrar el PP regional es que Vox quiera desalojarlo del poder después de 24 años, si tiene la opción de propiciar ese cambio. Si se confirma la mayoría de derechas que dibujan las encuestas, se abren varias opciones de gobernabilidad. Hacer ahora manitas con Vox puede acabar como el abrazo del oso.

 

Fotos

Vídeos