'Telecoca' cerrado por redada: rogamos disculpen las molestias

Cocaína. /LV
Cocaína. / LV

Una banda ofrecía un servicio ininterrumpido de venta de droga por teléfono

EPMURCIA

Se anunciaban en grupos privados de las redes sociales como un servicio de 'telecoca', abierto las 24 horas y los 365 días del año. La organización de traficantes acaba de ser desmantelada en Elche y Santomera por agentes de la Policía Nacional, que ha detenido a diecisiete presuntos integrantes de la red. Once de ellos ya han ingresado en prisión provisional.

Un portavoz del cuerpo explicó ayer que la operación arrancó después de que se recabaran datos que apuntaban a la existencia de una organización criminal, con una estructura implantada durante años, constituida por un líder y un grupo de personas de su confianza que trabajaban presuntamente a sueldo y con percepción de comisiones.

La red, once de cuyos miembros ya han ingresado en prisión, la lideraba un presidiario

Los agentes averiguaron que la banda obtenía las sustancias estupefacientes al por mayor, principalmente cocaína, y la distribuía a otros traficantes de menor escala. Por otro lado, la vendía ya cortada, 'al menudeo', a consumidores habituales mediante un teléfono que estaba activo de forma permanente.

La investigación permitió averiguar que había un gran volumen de clientes de todos los estratos sociales a los que se les suministraba droga, y que además se hacía con toda premura allí donde se les pedía.

Los vendedores, que ocupaban el último escalón de este entramado delictivo, estaban atentos a posibles llamadas o mensajes de los clientes, tras lo cual quedaban en un lugar convenido. Para reconocerse entre sí se daban detalles como el color y modelo del coche con el que circulaban.

Una característica particularmente apreciada por los clientes era la celeridad con la que se producían los pases de droga.

Para evitar estar en posesión de grandes cantidades de dinero o de droga, el vendedor se citaba con el líder o acudía a un punto, donde dejaba el dinero y obtenía nueva sustancia ya preparada para la venta.

Como norma general, los vendedores percibían una retribución de 150 euros al día, lo que suponía un sueldo de 4.500 euros al mes.

Coches de lujo como tapadera

La banda de narcos, según las mismas fuentes, no dudaba en recurrir a la intimidación y a la violencia cuando veía peligrar su cartera de clientes o cuando otros traficantes intentaban acceder a su mercado ilícito. Además, el líder utilizaba como tapadera un lujoso negocio de compraventa de vehículos establecido en Elche, en el que tenía empleados a familiares como testaferros para blanquear los beneficios del tráfico de sustancias estupefacientes.

Los investigadores lograron identificar al máximo responsable de la organización, que pese a estar en prisión se encargaba presuntamente de la dirección de la red. Era esta persona la que controlaba y dirigía las finanzas, así como los movimientos de la droga. Para ello disponía de una estructura patrimonial amplia, con figuras de testaferros para dificultar el posible embargo de bienes.

Junto al líder se encontraban personas de su absoluta confianza, quienes se encargaban de tareas directivas en su nombre, además de ser las cabezas visibles del establecimiento de compraventa de vehículos. Estos serían los responsables de la distribución de cocaína a mediana escala a otros traficantes y vendedores al menudeo en Elche y otras localidades.

Una vez identificados a todos los integrantes de la organización, los agentes desarrollaron una gran operación en tres fases diferentes, lo que permitió desarticular por completo el entramado delincuencial.

El día 23 de mayo se detuvo a doce sospechosos, de los cuales once ingresaron en prisión provisional. En total se ha detenido a diecisiete personas y se han realizado doce registros en las localidades de Elche, Santa Pola y Santomera. Los agentes se incautaron de más de 300 gramos de cocaína, dos kilos de hachís, 50 gramos de cristal, gran cantidad de anabolizantes, 16 vehículos y más de 32.000 euros en efectivo.