El SMS suspende la adjudicación del transporte sanitario tras las advertencias de la Intervención

Una ambulancia, en el hospital Morales Meseguer. /Javier Carrión / AGM
Una ambulancia, en el hospital Morales Meseguer. / Javier Carrión / AGM

El Servicio Murciano de Salud estudiará si ha habido «incongruencias o aspectos en la tramitación que puedan inducir a error»

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

El director gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), Asensio López, ha suspendido el macroconcurso de transporte sanitario, con 304 millones de euros en juego, tras una comunicación interior de la Intervención Delegada que advierte de «defectos» en la redacción del pliego de las cláusulas de la licitación, que «posiblemente revisten la consideración de infracción no subsanable de las normas reguladoras de la preparación del contrato». Como informó 'La Verdad', la apertura de los diferentes sobres del concurso situó en cabeza a una unión temporal de empresas (UTE) formada por Ambulancias Sánchez, Atlántico y Ambulancias Mar Menor, en detrimento de las empresas que hasta ahora han gestionado el servicio.

Tras esta apertura de sobres, el paso siguiente era la resolución del director gerente del SMS sobre la adjudicación del contrato, cuya firma quedaría en todo caso a expensas de los previsibles recursos. Sin embargo, este proceso ha quedado paralizado tras las advertencias del interventor, referidas al sobre C del expediente. «Con arreglo a la tabla de puntuaciones () se observa que en la columna denominada 'Puntuación criterios automáticos' no se incluye el necesario desglose de la baremación correspondiente a los diferentes elementos que constituyen tal puntuación conforme a lo previsto en el pliego, de manera que no se permite conocer cuál sea el resultado obtenido por cada licitador en cada uno de los distintos subapartados de la oferta sometida a criterios automáticos», señala el interventor.

Así, «se observa que, tomando como ejemplo el lote 1, el licitador UTE Ferrovial Servicios-Ferroser Servicios Auxiliares, habiendo realizado una baja de un euro sobre el precio de licitación, obtiene 50,17 puntos sobre 51 posibles. Partiendo de la hipótesis de que hubiera obtenido el máximo de puntuación en los restantes criterios objetivos -que alcanzan 22 puntos en total-, resultaría que por criterio precio se han obtenido 28,71 puntos de 29 posibles, con baja de un solo euro».

«Visto lo extraño del resultado -continúa el interventor- se ha realizado un examen más detallado de la fórmula con la que se reparte el criterio precio y examinada la misma se observa que para poder asignar la totalidad de los puntos en este criterio, es necesario que el licitador con el precio más bajo admitido concurra con una oferta de importe cero euros, lo que resulta evidente que es de contenido imposible, tanto desde el punto de vista de la sostenibilidad económica del contrato, como de la admisibilidad de dicha oferta que -resulta claro- sería temeraria».

El interventor delegado sostiene que, «por lo tanto, a pesar de que nominalmente el criterio precio pueda repartir 29 puntos, en la realidad, su influencia es mínima. Según la simulación realizada respecto del indicado lote 1, todos los adjudicatarios habrían obtenido entre 29 y 28,17 puntos, siendo por tanto este criterio prácticamente irrelevante para la adjudicación del contrato». Esto «hace muy difícil considerar que una fórmula como la utilizada pueda conseguir la sección de la oferta económicamente más ventajosa para la administración», conforme exige la Ley de Contratos del Sector Público.

Además, el interventor también observa que «se está haciendo uso en esta licitación de un pliego tipo de clásulas administrativas particulares () sin que conste que los concretos criterios de adjudicación han sido objeto de informe jurídico». En consecuencia, «se entiende que los defectos puestos de manifiesto en la redacción del pliego de cláusulas que regula la licitación posiblemente revisten la consideración de infracción no subsanable de las normas reguladoras de la preparación del contrato». De ahí que el interventor emita un voto particular negativo en la Mesa de Contratación. Ello lleva a la Intervención Delegada a emitir comunicación interior sobre estas posibles irregularidades.

El director gerente del SMS, Asensio López, ha resuelto, a la vista de estas advertencias, paralizar el proceso y solicitar un informe a la Junta Regional de Contratación Administrativa de la Región de Murcia, para que analice «todos los aspectos relacionados en el voto particular del vocal de la mesa de contratación interventor delegado». En su resolución, Asensio López constata que «se ha puesto de manifiesto la posibilidad de existencia de incongruencias o aspectos en la tramitación del expediente de contratación que pueden inducir a error, o afectar a una contratación pública basada en una serie de principios como son la legalidad, integridad, transparencia, igualdad y competencia».

Fuentes del Servicio Murciana de Salud señalan que «conforme al rigor y transparencia que rigen en todos sus procesos de licitación y ante la circunstancia de presentación a la Mesa de un voto particular de la Intervención Delegada de la Comunidad Autónoma, dependiente de la Consejería de Hacienda, hemos estimado conveniente que sea la Junta Regional de Contratación la que ponga luz sobre el punto al que hace referencia dicho voto, aun considerando que la fórmula referida es la misma que se usa en todas las licitaciones públicas de la Administración regional». En salvaguarda de los intereses de todas las empresas que han concurrido a la licitación «es por lo que se ha estimado» suspender el proceso de licitación, previa consulta con los servicios jurídicos de la Comunidad