El Supremo anula la condena a un alférez de la AGA que cobró gastos de una mudanza que no pagó

Un tribunal militar declaró probado que tras ser destinado a Zaragoza en 2007 presentó una factura falsa para apropiarse de más de 2.500 euros

EFEMurcia

El Tribunal Supremo (TS) ha anulado, por prescripción de la responsabilidad penal, la sentencia que condenó a una multa de 4.500 euros a un capitán por haber reclamado el pago de 2.570 euros como gastos de mudanza desde la Academia General del Aire (AGA) de San Javier (Murcia) -cuando estaba destinado en la misma como alférez- a la Base Aérea de Zaragoza aunque en realidad no había hecho ese desembolso.

Un tribunal militar declaró probado en su sentencia de diciembre de 2017 que el entonces alférez fue destinado con carácter forzoso a la citada Base Aérea en julio de 2007, motivo por el que solicitó la indemnización por traslado de mobiliario y enseres, para lo que presentó tres propuestas de presupuesto emitidas por otras tantas empresas de mudanzas.

La unidad tramitadora del expediente, con conocimiento del entonces alférez, reclamó un cuarto presupuesto a otra empresa, a la que le fue adjudicado por resolución del Ministerio de Defensa.

Seguidamente, el acusado aportó al expediente de traslado una factura de una de las tres empresas de mudanzas que él había propuesto y por el importe aceptado por las autoridades militares.

La tramitación de toda esa documentación fue llevada a cabo por un teniente que fue condenado en la misma sentencia a tres meses y un día de prisión por un delito consumado contra la hacienda en el ámbito militar.

Tras esa tramitación, el ahora recurrente percibió la suma de 2.570 euros, que devolvió antes de la celebración del juicio, lo que permitió al tribunal aplicarle la atenuante de reparación del daño.

«La documentación presentada por el acusado -señalaba la sentencia que ahora se deja sin efecto- era un documento con formato de factura de la empresa que utilizó para simular una factura real, y hábil en apariencia para el tráfico jurídico, por una prestación que no llegó a realizar».

Y añadía que «con tal simulación, logró la transferencia a su cuenta corriente».

Ahora, la Sala de lo Militar del TS ha revocado la sentencia al señalar que la providencia del juez togado militar en la que se le comunicaba que se seguía contra él un procedimiento penal por cobro indebido de indemnizaciones por traslado de residencia los hechos estaban prescritos.