El sucesor de Cospedal dinamita el discurso nacional del PP sobre agua

López Miras y Lucas Jiménez /LV
López Miras y Lucas Jiménez / LV

López Miras intenta quitar hierro al rechazo al Trasvase del líder popular de Castilla-La Mancha, y declara que «cada uno en su casa dice sus cosas»

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

La onda expansiva provocada por las declaraciones del flamante presidente del PP de Castilla-La Mancha, en contra del Trasvase Tajo-Segura, ha derribado de forma definitiva el agrietado discurso único nacional de los populares sobre el agua. Francisco Núñez, partidario de elevar a 600 hectómetros cúbicos la reserva no trasvasable en la cabecera del Tajo, como publicó ayer 'La Verdad', ha soliviantado a los regantes del Acueducto, que consideran sus palabras puramente electoralistas.

Núñez mantuvo ayer su posición sobre los trasvases pese al malestar que ha causado en el Gobierno y el PP murcianos. El presidente López Miras -que se dio un abrazo con el sucesor de Cospedal en el congreso del pasado domingo celebrado en Albacete- trató ayer de quitar hierro al revuelo causado por Núñez: «Bueno, al final cada uno en su casa dice sus cosas», manifestó. El día anterior, el presidente apostó porque se cumpla la ley, y por su intención de sentarse a hablar con su correligionario castellanomanchego.

Añadió ayer que «jamás se va a tocar el Tajo-Segura, mientras el PP esté en el Gobierno de España y en la Región de Murcia». «Existe una realidad a la que no se puede dar la vuelta, y es que el único que recurre los trasvases es el PSOE de Castilla-La Mancha, y no el PP». Achacó al Gobierno de Pedro Sánchez que considere los trasvases como algo extraordinario, y que sostenga, asimismo, que la cuenca del Segura no es deficitaria y que, por lo tanto, tenga que ser autosuficiente y no necesite trasvases. «Esa es la realidad y lo que nos debería preocupar», recalcó.

Las reacciones

Fernando López Miras. Presidente regional
«Existe una realidad: el único que recurte todos los trasvases es el PSOE de Castilla-La Mancha».
Lucas Jiménez. Presidente del Scrats
«Queremos que los líderes nacionales aclaren su postura sobre el agua y se acabe con tanta incertidumbre».

El discurso único sobre agua del que presumía el PP a nivel nacional empezó a resquebrajarse años atrás cuando los populares de Aragón rechazaron de plano el Trasvase del Ebro, lo cual hizo imposible que Mariano Rajoy resucitara el proyecto en 2012. En Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal promovió aumentar la reserva no trasvasable de 240 a 400 hectómetros, con el apoyo de los gobiernos de Murcia y Valencia. En la comunidad vecina, los populares nunca han ocultado su recelo al Tajo-Segura, pero fue el pasado lunes cuando su nuevo presidente se decantó públicamente por estrangular el Acueducto.

Malestar de los regantes

El presidente de los regantes del Trasvase, Lucas Jiménez, lamentó ayer estas declaraciones «de cara al electorado. Poco tengo que decir a lo que ha manifestado este señor. Lo que pido es que los líderes nacionales se pronuncien de manera definitiva y digan lo que piensan hacer para resolver el déficit de agua que sufrimos en la cuenca del Segura. Queremos que esta incertidumbre se acabe de una vez por todas y consigamos algo de tranquilidad, en lugar de declaraciones explosivas contra el Trasvase. No nos interesa lo que declare un señor en Albacete o en La Coruña, sino lo que digan los líderes en Madrid».

Más

El vicesecretario general del PSRM y portavoz parlamentario, Joaquín López Pagán, replicó al presidente «aprendiz», en referencia a Fernando López Miras, que «debería defender con lealtad el Pacto Regional del Agua porque al final todo queda en su sitio». «Comportarse como un 'hooligan' del agua, con una actitud descerebrada y buscando la confrontación por un puñado de votos, termina por salir mal». En opinión de López Pagán, la petición del PP de Castilla-La Mancha de que se eleve a 600 hectómetros el umbral mínimo no trasvasable desde la cabecera del Tajo, «así lo acredita», según informaron fuentes del PSOE en un comunicado. Recordó que el Gobierno de Aznar «elevó de cero a 240 hectómetros el mínimo no trasvasable; mientras que el Gobierno de Rajoy lo incrementó hasta los 400».

«Existe una realidad: el único que recurte todos los trasvases es el PSOE de Castilla-La Mancha».

«Queremos que los líderes nacionales aclaren su postura sobre el agua y se acabe con tanta incertidumbre».

El PP quiere atraer a los que estén «a la derecha del PSOE»

El presidente López Miras manifestó que su objetivo de cara a las próximas elecciones autonómicas «es acumular la confianza de todo aquel que se sienta a la derecha del PSOE». Al ser preguntado por el ascenso de Vox, López Miras subrayó que no tiene «ninguna duda» de que el proyecto político del PP «seguirá siendo el que más respaldo tenga en la Región», informa EP. Por otra parte, se refirió al aumento de los desahucios y dijo que en buena medida se derivan de la ley de arrendamientos urbanos y corresponden a inquilinos que no pagan sus alquileres, no por encontrarse en situación de dificultad, sino porque no quieren, así como a casos de ocupación. Sin embargo, los desahucios a familias sin recursos, señaló, no han aumentado con respecto a otros ejercicios. También mostró su total disposición a colaborar con la Fiscalía en la investigación sobre El Hondón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos