El carguero espacial ruso 'Progress 59' se destruye contra la Tierra

Explican que el fallo podría recaer en la separación del cohete que da el empujón a la nave para colocarla en órbita

B. ROBERTMADRID

El carguero espacial ruso 'Progress 59' se ha destruido hoy contra la Tierra tras un fallido viaje y diez días en órbita baja. La nave, que pretendía llevar tres toneladas de suministros a la Estación Espacial Internacional (EEI), se estropeó a los pocos minutos de despegar. Pese a los esfuerzos de la agencia espacial rusa (Roscosmos) por rescatarla y hacerla funcionar, ahora regresa, fuera de control y con un final probable: desintegrarse contra la atmósfera. Aun así, ningún experto descarta que algunos fragmentos puedan sobrevivir y chocar contra la superficie terrestre a toda velocidad. De ocurrir, probablemente sería en el mar.

Aunque los lanzadores Soyuz rusos son famosos por su fiabilidad, el caso de la nave 'Progress 59' no es único. A falta de una conclusión definitiva, parece que esta vez un fallo en la separación de la tercera etapa -el cohete que da el empujón definitivo a la nave para colocarla en órbita- impidió que la nave desplegase las antenas que le iban a permitir contactar tanto con el centro de mando en la Tierra.