Las ovejas manchegas hablan inglés

Un pastor esquila a una oveja en Nueva Gales del Sur (Australia).  DAVID GRAY / REUTERS/
Un pastor esquila a una oveja en Nueva Gales del Sur (Australia). DAVID GRAY / REUTERS

El Sistema Nacional de Empleo exige idiomas e informática para desempeñar este puesto en un pueblo de Ciudad Real

J. V. MUÑOZ-LACUNA

Si habla y escribe en inglés con soltura y posee conocimientos informáticos de Office está de enhorabuena: puede optar a ocupar el puesto de pastor-esquilador que se ofrece en Solana del Pino, un pequeño pueblo de Ciudad Real donde sus vecinos siguen sin dar crédito a una oferta de trabajo que aparece en el Sistema Nacional de Empleo y de la que se han hecho eco varios portales de empleo en internet y ayuntamientos de esta provincia. Es el caso del de Miguelturra, que ha colgado el anuncio en su web municipal por si algún vecino con don de lenguas estuviera interesado.

La oferta ha partido de una de la decena de empresas ganaderas de este pueblo de 400 habitantes, fronterizo con la provincia de Jaén. Además de saber inglés e informática, se requiere que el aspirante disponga de carnet de conducir tipo B y una experiencia mínima de 6 meses como pastor-esquilador. El anuncio no aclara cuál será la contraprestación económica pero sí indica que el 4 de enero de 2015 será la fecha tope para presentar las solicitudes en la Oficina de Empleo de Puertollano (Ciudad Real). En Solana del Pino, esta oferta de trabajo ha generado un notable estupor entre los vecinos. La alcaldesa, Juliana Duque, se pregunta si el inglés es necesario para hablar con las ovejas. «¿En qué cabeza cabe pensar que haya que hablar en inglés a las ovejas? Si fuese una oferta para Australia lo entendería, pero esto es de alucine y parece un chiste», dice atónita.

De la misma opinión son los ganaderos de la comarca. Uno de ellos, Domingo Martín, afirma que «el inglés es útil para muchísimas cosas pero no para esquilar ovejas». «Parece que no tiene mucho sentido pero el que haya puesto el anuncio sabrá por qué lo ha hecho», sentencia este ganadero a quien, de momento, el idioma de Shakespeare no le ha hecho falta para entenderse con sus ovejas y cabras.

Si esta peculiar oferta de empleo acaba siendo cubierta por un pastor-esquilador-informático-angloparlante, el contratado, además de contribuir a reducir las estadísticas del paro, desempeñará su función en un pequeño pueblo rodeado de la bella naturaleza de la sierra de Alcudia. La tranquilidad en Solana del Pino está asegurada: sus 400 vecinos, dedicados desde siempre a la agricultura y la ganadería, disponen de tres tiendas, una farmacia, un centro de salud, una piscina municipal en verano, una casa rural y hasta seis bares, oferta hostelera muy llamativa teniendo en cuenta la baja densidad de población del municipio, que en verano se dispara. Además, dos ríos bañan esta localidad que cuenta con una amplia superficie dedicada a cotos de caza -las poblaciones de jabalí y ciervo son importantes- e incluso vestigios de pinturas rupestres. Un joven sordomudo del pueblo fue quien comunicó mediante signos el hallazgo de esas pinturas en 1969. Más de 40 años después Solana del Pino vuelve a ser noticia por otro motivo: los insólitos requisitos para desempeñar uno de los oficios más viejos del mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos