Un sistema de vigilancia adaptado por comarcas y características climáticas

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

Desde hace dos años, la Dirección General de Salud Pública y el Ministerio de Sanidad activan la alerta por altas temperaturas en cada comarca de la Región en función de sus características climáticas. Los índices de extremos térmicos difieren en cada área geográfica, al contrario de lo que ocurría anteriormente. Así, en la ciudad de Murcia se entra en alerta amarilla si se superan durante uno o dos días los 36,8 de máxima y los 23 de mínima, mientras en el Altiplano ese mismo nivel se activa con 36 de máxima y 19 de mínima.

«La Región está dividida en seis áreas con índices de extremos térmicos diferentes, mientras que antes se tenía en cuenta un único indicador para todo el territorio», resume José Carlos Vicente, director general de Salud Pública.

Con el sistema de alertas se pretende concienciar a la población e informar de los riesgos de la exposición a las altas temperaturas. Así, en función de si el nivel es amarillo, naranja o rojo, se intensifican los mensajes a través de los medios de comunicación. Además, los servicios sociales de distintos municipios aumentan los consejos y visitas a personas mayores, un grupo de especial riesgo. En la ciudad de Murcia, el Servicio de Emergencia Móvil de Atención Social (Semas) reparte botellines de agua, entre otras acciones.

Para los próximos días, la Región se encuentra en nivel amarillo. Toda la información se puede encontrar en 'murciasalud.es'.