«Siento nervios cuando bailo porque no quiero fallar en nada»

Lucía Molina muestra su elegancia durante en una de sus coreografías favoritas. / m. l.
Lucía Molina muestra su elegancia durante en una de sus coreografías favoritas. / m. l.

Lucía Molina es la representante de España en el Campeonato Europeo de Danza

MIGUEL LAJARÍN

Se introdujo en el mundo de la danza con siete años, cuando aún Rubí Sáez, su profesora, no había fundado la Compañía Regional de Ballet de Dinamur, de la que forma parte. Ahora, la joven bailarina Lucía Molina (El Palmar, 2004) se prepara para ser la única representante femenina de España en el campeonato europeo de danza contemporánea, que se celebrará los días 28 y 29 de septiembre en Luxemburgo. Pese a tener quince años, ya ha actuado en los teatros Romea, Circo y Bernal con las coreografías 'De Goya', 'Sáhara', 'Guernica', 'El Lago de los cisnes' y 'Juego de Tronos'.

-¿Qué es para usted la danza? ¿Podría vivir sin bailar?

-No podría vivir sin bailar porque para mí es relajación, concentración y lo que me permite desconectar del mundo exterior.

-¿Cuántas horas dedica cada semana a la danza?

-Habitualmente entreno de lunes a sábado tres horas diarias.

-¿Cómo se lleva con el resto de compañeras del ballet?

-Muy bien con todas, tanto pequeñas como grandes.

-¿Qué siente cuando se sube a un escenario y baila?

-Cuando subo a un escenario siento nervios porque no quiero fallar en nada. Pero también saco toda mi fuerza y ganas por demostrar todo lo que sé hacer.

-El 28 de septiembre participa en el Concurso Europeo de Danza. ¿Cómo se está preparando para tan importante cita?

-Pues ahora estoy ensayando más horas de lo normal, ya que requiere un esfuerzo mucho mayor. Todo el mes de julio he tenido ensayos intensivos, y en septiembre seguiré con el mismo ritmo.

-¿Dónde se ve dentro de cinco años? ¿Le gustaría dedicarse profesionalmente a la danza o mejor compaginarlo con otra vocación?

-Me encantaría dedicarme a la danza, pero es muy difícil llegar hasta ese nivel. Dentro de un par de años no sé dónde me voy a encontrar. De momento estoy disfrutando de todos mis logros.

-Lleva nueve años sin parar de bailar. ¿Qué actuación recuerda con más cariño?

-La coreografía que realicé con la música de Cinema Paradise para el concurso Tiempo de danza, en la Región de Murcia. Además, quedé primera en la categoría de clásico.

-¿Quiénes son sus referentes en la danza?

-Las bailarinas Tamara Rojo y Carmina Ocaña. Entre los hombres, Víctor Ullate. De hecho, me encantaría ser alumna de Ullate. Sería un honor que me diera clases.

-¿De quién fue la idea de apuntarse a una compañía de danza? ¿Alguien de su familia también baila?

-Cuando yo empecé todavía no era una compañía. No tengo ningún familiar que baile.

-Carmina Ocaña la becó en su escuela de Madrid. ¿Cuándo fue? ¿Qué tal la experiencia?

-Me becó a raíz de ganar el concurso Tiempo de danza en el 2016. Dar clases con Carmina Ocaña siempre es una experiencia única. Es estar con la maestra de maestros, con la maestra de grandes bailarines. Con ella siempre aprendes. Todo es prácticamente nuevo. Sentí muchos nervios al principio, pero después la danza fluye solo estando con ella. Ocaña es súper amable y cariñosa, tanto que aprender a su lado lo difícil se hace fácil. Ella suele venir cada año o año y medio a impartir clases y me gustaría repetir, pero en Murcia. Desplazarnos a Madrid es caro.

-También estudió en la Escuela Royal Academy.

-Sí, tengo hasta octavo de Royal. Es una escuela de ballet clásico fundada en Londres. En España hay varios puntos donde imparten estas clases, con examinadoras de varios países europeos y americanos.

Temas

Danza