«Siempre me enamoro de los personajes de mis libros»

Noemí Tornero Quesada, con su último libro. / J. A. moreno
Noemí Tornero Quesada, con su último libro. / J. A. moreno

Noemí Tornero Quesada es diplomada en Turismo y escritora

En tan solo tres años, y pese a su juventud, Noemí Tornero Quesada (Abarán, 1986), aunque publica con el nombre de Noemí Quesada, ha escrito cinco libros. Casada y con un bebé de seis meses, es diplomada en Turismo por la Universidad de Murcia, pero en la actualidad trabaja como dependienta en una gran cadena de ropa. La biblioteca pública José Vargas Gómez de Abarán acogió ayer la presentación de su última obra 'Mon petite Mon', editada por Kamadeva. «Soy una chica optimista de gustos sencillos», dice.

-¿De qué trata 'Mon petite Mon'?

-Es una historia de una chica que se ve envuelta entre dos amores. A punto de cumplir los treinta, con una mochila cargada de inseguridad y miedos, decide marcharse a Barcelona con su amiga Lena y comenzar a ver a un psicólogo.

-¿Qué quiere transmitir?

-Aparte de la bonita historia de amor, que es el tema principal, quería contar cómo en ocasiones, el miedo nos frena y nos bloquea. Quería dar el mensaje de que, pese a todo, es posible vivir la vida que realmente queremos si tenemos la valentía de hacerlo.

-¿Qué es lo que más le gusta de la novela romántica?

-Que nos permite enamorarnos y soñar. Nos podemos meter en la piel de esa chica o chico que se enamora como nunca y revivimos esos primeros momentos que son tan especiales y únicos.

-¿Se ha enamorado alguna vez de sus personajes?

-Siempre. De lo contrario, no creo que consiguiera avanzar con la trama ni escribir nada que merezca la pena. Para mí, es imprescindible sentir ese enamoramiento con los personajes, la historia, el lugar, para darle sentido a todo y que llegue al lector.

-¿Qué elementos debe reunir una novela para que pueda aspirar a convertirse en un bombazo?

-Lo principal es que los lectores se puedan sentir identificados, sea cual sea la historia. A veces, algo que a priori tiene todos los ingredientes para triunfar, no lo hace y, sin embargo, algo inesperado resulta que se convierte en todo un fenómeno.

-¿Autores que le han marcado?

-Stephen King es mi escritor favorito. Adoro el género de terror, ya que es algo con lo que he crecido y que realmente me apasiona. También me ha marcado mucho Jorge Bucay, sus libros de autoayuda y psicología fueron un antes y un después en mi vida y me parecen una lectura obligada.

-¿Cuáles son sus próximos proyectos literarios?

-Hace poco he acabado un libro que habla de los sueños, de las cosas que estamos dispuestos a hacer por amor y, también, por olvidar aquello con lo que no queremos vivir. En cuanto le dé los últimos retoques, quiero comenzar una nueva historia de amor que tengo en mente desde hace tiempo.

-A tenor de los libros publicados, ¿ha pensado en dedicarse por completo a escribir?

-Me parece algo tan difícil, pero no me lo he planteado en serio y a decir verdad prefiero tenerlo como una afición. Creo que no llevaría bien la presión de tener que escribir por trabajo.

-¿Se puede vivir de la literatura?

-En casos puntuales sí, pero es todo un logro conseguirlo. Solo está al alcance de algunos privilegiados.

-¿Qué le gustaría que los lectores supieran de usted?

-Les diría que la escritura es una terapia al alcance de todos. Fue así como comencé a escribir, plasmando mis pensamientos en un trozo de papel y descubrí que es algo liberador y muy sencillo de hacer, por lo que siempre lo recomiendo.

-¿Qué les recomendaría a los autores que están empezando?

-No me veo en posición de dar consejos, pero es importante que escriban con libertad sobre lo que quieran, sin pensar en si gustará o sí está de moda. Solo así se puede hacer algo único y especial.