Seis trabajadoras del Hospital Veterinario denuncian a la UMU por «brecha salarial»

Una de las veterinarias afectadas, ayer, en el Hospital Veterinario de la UMU atiende a un perro. / EDU BOTELLA
Una de las veterinarias afectadas, ayer, en el Hospital Veterinario de la UMU atiende a un perro. / EDU BOTELLA

En su demanda, también por «cesión ilegal de trabajadores», acusan de una «situación de discriminación por razón de sexo»

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Seis trabajadoras del Hospital Veterinario de la Universidad de Murcia (UMU), cinco de ellas veterinarias y una farmacéutica, han presentado una demanda contra la Fundación Veterinaria Clínica de la Universidad de Murcia y la Universidad de Murcia por «discriminación por razón de sexo», ya que, según denuncian, «el único veterinario varón, con el mismo puesto de trabajo y las mismas funciones que sus compañeras veterinarias», duplica sus salarios (2.999 euros mensuales frente a los 1.467 que cobran ellas).

Las facultativas, insisten en su denuncia ante el Juzgado de lo Social de Murcia, realizan el mismo trabajo, están igualmente cualificadas, y tienen la misma antigüedad en el puesto. La demanda arremete también contra lo que entienden como «una cesión ilegal de trabajadores», ya que los empleados -en este caso denuncia también un varón, técnico de mantenimiento- son empleados por la Fundación Veterinaria Clínica de la Universidad de Murcia, cuando en realidad, critican, la fundación «se ha limitado a un mero suministro de nuestras personas a la Universidad de Murcia, que viene ejerciendo realmente las funciones de empresario».

Sobre la presunta discriminación por razón de sexo, las trabajadoras denuncian que «se viene produciendo desde 2006, y consiste en la existencia de una gran brecha salarial con el único veterinario varón, y que percibe una retribución de 2.999 euros mensuales frente a los 1.467 que cobran sus compañeras veterinarias mujeres, que tienen congelados sus sueldos desde hace ocho años, vulnerando palmariamente la ley para la igualdad efectiva de hombres y mujeres».

«La UMU conoce, acepta y tolera» la situación, «que se viene produciendo desde 2006»

La delegada de personal de las trabajadoras afectadas detalló ayer que, en concreto, el veterinario realiza las mismas funciones, con igual grado de responsabilidad y cualificación que dos veterinarias que desempeñan su trabajo en la misma área del hospital.

«El único veterinario varón, con el mismo puesto de trabajo y funciones, percibe casi 1.500 euros más al mes»

Según relatan los trabajadores en su demanda, la Universidad de Murcia inició su relación laboral con los contratados afectados a través de becas de formación o como profesores asociados. «Posteriormente se nos exigió la firma de contratos mercantiles, como falsos autónomos». La situación laboral cambió en 2008, cuando pasaron a integrarse como personal laboral de la Fundación Veterinaria Clínica de la Universidad de Murcia. «La fundación únicamente se ha limitado a una mera puesta a disposición o suministro de nuestras personas a la Universidad de Murcia, que viene ejerciendo las funciones de empresario, lo que supone una cesión ilegal de trabajadores». Todas las tareas de las empleadas denunciantes, que reclaman las retribuciones que han dejado de percibir y un convenio colectivo, insisten en su denuncia, las han desarrollado en el Hospital Veterinario, donde realizan atención médica sanitaria a los animales, actividad docente participando en la formación práctica diaria, la actividad investigadora y el mantenimiento y cuidado de las instalaciones».

La situación, denuncian las trabajadoras, representadas por el sindicato de empleados públicos SIME, no es desconocida para la propia Universidad de Murcia, «que conoce, acepta y tolera la discriminación por razón de sexo que se viene produciendo desde 2006».

La Universidad de Murcia, por su parte, evitó ayer ofrecer su versión de los hechos.

Temas

Umu
 

Fotos

Vídeos