Satse y la Consejería polemizan por las camas de hospitales para este verano

El Sindicato de Enfermería denuncia que habrá 300 menos, y Salud replica que aumentarán 18, hasta alcanzar las 2.800

ENDIKA PARTE Murcia

Los recursos disponibles en los hospitales de la Región este verano enfrentaron ayer al sindicato de enfermeros Satse y a la Consejería. Trescientas plazas menos contarán los centros hospitalarios murcianos, según denunció el Sindicato de Enfermería. Pero esos datos fueron rechazados por el Servicio Murciano de Salud (SMS), que indica, por el contrario, que habrá dieciocho plazas más que el año pasado.

La organización sindical aseguró que las administraciones sanitarias «aprovechan el periodo veraniego, otro año más, para ahorrarse dinero a costa de la atención de los pacientes», y tilda de «inadmisible» su manera de actuar «dejando durante tres meses a los ciudadanos sin los servicios sanitarios plenos».

Mantiene que este procedimiento viene siendo una constante de todos los hospitales, verano tras verano, y que conlleva cerrar camas, la paralización de pruebas diagnósticas, el aumento de las listas de esperas (tanto médicas como quirúrgicas), la concentración de pacientes en servicios de urgencia, que los profesionales tengan que atender a enfermos en zonas que no están destinadas a ello como, por ejemplo, los pasillos y «un sinfín de desventajas que sufren los ciudadanos verano tras verano». Satse añade a esta lista la falta de sustitutos para los profesionales que se van de vacaciones. La contratación de reservas varía según cada comunidad autónoma pero, según fuentes cercanas al sindicato, estos relevos suponen entre el 30% y el 75%.

Además, también hay que sumar el descenso de trabajadores en muchos centros de Atención Primaria que cierran por las tardes, lo que supone otro problema a la hora de demandar asistencia médica por parte de la población. Satse admite que en los meses verano el descenso asistencial en determinados servicios médicos «es real», pero que esa disminución no es proporcional a la reducción de efectivos por parte de las autoridades sanitarias.

«Asistencia garantizada»

La Consejería de Salud aseguró, por su parte, que garantiza la asistencia sanitaria «plena y en todos sus niveles». También confirma que mantiene más del 90% de las camas disponibles, concretamente, 2.800 mientras que el verano pasado hubo 2.782. Un ligero aumento frente a 2017, según indican a 'La Verdad' desde dicho departamento.

En el resto de España se estima que habrá 14.000 camas menos. Una cifra que Satse califica de «muy a la baja y que no representa la realidad», tras la negativa de las administraciones sanitarias a ofrecer a los sindicatos los datos exactos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos