El proyecto del balneario Floridablanca se somete a la consulta de los bañistas

Un turista pasea junto al balneario, en estado ruinoso, en una imagen tomada recientemente. / LA VERDAD
Un turista pasea junto al balneario, en estado ruinoso, en una imagen tomada recientemente. / LA VERDAD

La UMU lanza una encuesta, que forma parte del estudio de impacto ambiental, pero no será vinculante; estará activa hasta el próximo domingo

ALEXIA SALAS

Ya no queda ni un tablón del viejo balneario Floridablanca, sobre la playa de La Puntica, en Lo Pagán, pero tampoco está todo dicho sobre el proyecto para su reconstrucción. La Universidad de Murcia (UMU) ha iniciado una consulta ciudadana, a pie de playa y a través de la web del Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar, para conocer la opinión de los bañistas sobre la conveniencia de volver a levantar una nueva plataforma sobre el Mar Menor, inspirada en la que Ambrosio Orsí construyó en 1910 como negocio de alquiler de casetas de baño, aunque con una posterior ampliación se convirtió en restaurante.

La encuesta permite valorar del cero al diez el proyecto de rehabilitación planteado por el Ayuntamiento, y precisar el grado de acuerdo con aspectos como el coste económico, el impacto ambiental o incluso uno de los aspectos que mayor polémica despertó: la privatización parcial del futuro balneario como restaurante. También se incluyen preguntas sobre la posibilidad de cobrar por el uso del balneario «como medida para asegurar un uso más respetuoso».

La consulta cuenta con un bloque de interrogantes sobre la situación del Mar Menor. En otro apartado, el usuario puede valorar la figura del balneario: si se considera positivo como atractivo turístico, como singularidad paisajística, por su valor ecológico o si mejora las condiciones del baño. Permite registrar además los aspectos negativos que el ciudadano quiera reseñar. Otras consultas apuntan al grado de conciencia ecológica del usuario, su participación en programas de voluntariado ambiental, si donaría el equivalente a un día de sueldo para ayudar al medio ambiente, o si utiliza productos poco contaminantes aunque sean más caros. La encuesta lleva al usuario a preguntarse si está pendiente de las propuestas sobre medio ambiente que realiza el partido al que votó en las últimas elecciones.

Entre las cuestiones que valorar, la posible privatización parcial como restaurante

La iniciativa forma parte del informe de impacto ambiental sobre la reconstrucción del balneario, y los interesados en participar pueden responder a la encuesta hasta el 9 de septiembre 'online' o a través del formulario disponible en el punto de información turística de Villananitos y en el Centro de Iniciativas Turísticas de la avenida de las Salinas.

La UMU ha llevado a cabo la consulta justo unos meses después de que una parte de los vecinos de Lo Pagán manifestara su oposición a que se reconstruya el balneario. En una asamblea abierta convocada por Ciudadanos, unos vecinos se mostraron a favor de dejar la playa libre de edificación alguna, mientras que otros apoyan que la silueta del Floridablanca regrese a La Puntica. Ciudadanos pidió que se realizara una consulta popular, que el Ayuntamiento consideró fuera de tiempo por lo avanzado del proceso.

«Ciudadanos lleva meses reclamando este estudio, porque consideramos que la recuperación del Floridablanca es un asunto clave en el que los vecinos tienen el derecho a ser escuchados», afirma el portavoz naranja, José Luis Ros, quien critica que el equipo de Gobierno «no acompañe con medidas reales sus declaraciones grandilocuentes sobre transparencia y participación ciudadana». Ros cree que lo ocurrido demuestra «una vez más la inoperancia y falta de reflejos e iniciativa por parte del equipo de Gobierno, además de un desprecio a la opinión de los vecinos».

Por su parte, la alcaldesa, Visitación Martínez, deja claro que «los resultados de la encuesta no serán vinculantes». «Forman parte de un estudio más amplio, que es el informe de impacto ambiental, que valorará el proyecto en su conjunto», explica. Tras el estudio de impacto, que podría hacer públicas sus conclusiones a final de año, se ofrecerá de nuevo la posibilidad de opinar a las instituciones y colectivos afectados, como sucedió con el informe abreviado que permitió llevar a cabo del desmontaje de las ruinas del Floridablanca.

Pegas con los fondos

En dicho informe, la Dirección General de Medio Ambiente daba el visto bueno para la extracción de los restos del antiguo balneario, pero dejaba clara su reserva a autorizar la reconstrucción por «los efectos significativos que tendría sobre el medio ambiente», por lo que exigía «estudiar e incorporar mayor análisis ambiental». Medio Ambiente encontró que el proyecto de retranqueo de 45 metros mar adentro invadiría «una pradera mixta dominada por Caulerpa prolifera con manchas laxas de Cymodocea nodosa». «De producirse el retranqueo planteado, el nuevo balneario se situaría sobre esta pradera mixta relicta, produciéndose afección sobre la misma, provocando las consecuentes pérdidas de Cymodocea», indicó el primer estudio, que recuerda cómo la proliferación masiva de fotoplancton ha dejado solo el 15% de las praderas sumergidas que poseía el Mar Menor.

La ubicación elegida es además hábitat de la nacra, un molusco endémico y protegido en situación crítica. Idéntica situación a la que Medio Ambiente señala para el fartet y para el caballito, «que la colocación del balneario podría poner en peligro porque suelen ser fieles a una zona y sus desplazamientos son lentos y reducidos», apostilla el informe.

Más

 

Fotos

Vídeos