Los propietarios del Teatro Moderno de San Pedro quieren demolerlo para construir pisos

Arriba, el Teatro Moderno, durante un estreno, en una imagen de archivo. A la izquierda, el palacete. / lv / cedida por Museo Barón de Benifayó
Arriba, el Teatro Moderno, durante un estreno, en una imagen de archivo. A la izquierda, el palacete. / lv / cedida por Museo Barón de Benifayó

«Primero habrá que decidir si el edificio tiene interés cultural o no», advierten desde la Concejalía de Urbanismo

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

El palacete Coterillo, un edificio centenario que se convirtió en el Teatro Moderno en plena plaza central de San Pedro del Pinatar, podría desaparecer para siempre. La familia propietaria planea demoler esta mansión que diseñó uno de los más destacados arquitectos murcianos, Pedro Cerdán (Torre Pacheco, 1863), autor de la Casa del Piñón y el Mercado Público de La Unión. Su firma se encuentra también en los proyectos del Casino de Murcia y la Casa del Reloj de San Pedro.

Un antiguo dueño de las salinas pinatarenses, el empresario y senador gallego Manuel García Coterillo, mandó construir este palacete en pleno centro. Y lo llenó de lámparas lujosas y detalles modernistas, como los dinteles de vidrios de colores que decoran algunas puertas. Con el paso del tiempo se convirtió en el cine Castelar en 1948, cuando recibió una ampliación, se eliminaron paredes y se retiró el mirador de madera que adornaba el jardín privado, donde después funcionó el cine de verano. Los viejos proyectores, carteles de cine del siglo XX y rollos de celuloide del Cine Moderno se pueden ver expuestos en el Museo Barón de Benifayó.

Tras permanecer varios años cerrado, el Ayuntamiento lo rehabilitó en 2007 como teatro y por su escenario pasaron desde Joan Manuel Serrat al Ballet Nacional de Cuba y las funciones de la red de teatros nacionales.

Los dueños del inmueble planean abrir varios bajos comerciales donde se ubica el palacete

Con el regreso del PP a la Alcaldía, tras una legislatura de gobierno PSOE-Independientes, el teatro recibió otra vuelta de tuerca, ya definitiva. Los sillones del patio de butacas se desmontaron y el silencio volvió bajo las columnas decoradas del Moderno. Los planes de la familia propietaria no dejan posibilidad alguna de salvación al edificio modernista. «Nos urge derribarlo, porque el edificio está en mal estado y queremos edificar en el solar y construir pisos y galerías comerciales», asegura uno de los dueños, José Antonio Ferrer.

«De patrimonio, nada»

El Ayuntamiento ya les instó el año pasado a que retirasen parte de una marquesino por el peligro de desprendimiento, y ya no quieren hacer frente a obras de mantenimiento. «Dejarlo como un solar es lo mejor para nosotros, pero como el Ayuntamiento no quiere demolerlo, pues lo haremos nosotros», explica el propietario, quien descarta la opción de vender el inmueble. «Queremos construir nosotros», confirma Ferrer, pues considera que el palacete carece de valor histórico y arquitectónico. «De patrimonio histórico nada, más lástima da verlo así», afirma.

Ni el Ayuntamiento ni la Comunidad incluyen este edificio en los respectivos catálogos de bienes de interés cultural, por lo que la construcción histórica carece de protección legal. Ni siquiera aparece en el Plan General de Ordenación Urbana como patrimonio de especial interés, según confirma el concejal de Urbanismo, Pedro Sánchez. El edil asegura que aún no han presentado proyecto alguno de demolición. «Si lo presentan, quedará en suspenso hasta que el Ayuntamiento decida si el edificio tiene un valor arquitectónico, ya que abriremos un expediente de catalogación», señala Sánchez, quien reconoce que «valor sentimental sí tiene, pero habrá que averiguar si lo tiene arquitectónico y consultar con los técnicos de la Comunidad».

Sobre el futuro del Moderno, el edil asegura que «hemos hablado con los dueños anteriormente sobre la posibilidad de que el Ayuntamiento lo comprara, pero nunca nos han dado un precio, y nuestros técnicos lo tasaron con una cifra que no podríamos asumir». Sánchez descarta la alternativa de la expropiación: «O se modifica el PGOU o sería un proceso muy complejo».

De momento, su posible desaparición ha despertado malestar entre los vecinos, ya que el Moderno es ya una de las señas de identidad del municipio. Para el portavoz de Cs, José Luis Ros, «cuando se terminen las obras de reforma del centro, el deterioro del teatro será más evidente». Y propone que «se acuerde un convenio con los dueños para la recuperación de este edificio de relevancia, cuyo uso sea público, ya que el municipio carece de un teatro».

Una larga lista de patrimonio perdido en el municipio

El Teatro Moderno va camino de engrosar la larga lista del patrimonio perdido en San Pedro del Pinatar, como ocurrió con algunas edificaciones que tenían un grado de protección legal. Es el caso de la Casa Durán, de 1880, creada por el arquitecto modernista Marín Baldo frente a la Casa del Reloj. Un oportuno derribo nocturno permitió la construcción posterior en el solar donde se ubicaba. Desaparecidas están también la Casa Díaz de Revenga, que contenía pinturas murales del siglo XIX, o el castillo del general Trucharte en Villananitos. En la lista de los edificios históricos en peligro continúan el Torreón de los Álvarez, en ruinas a pesar de su protección legal, al igual que Villa Alegría o el ya desaparecido balneario Floridablanca, que también era BIC.