El Floridablanca sigue aún en ruinas pese a autorizarse su rehabilitación hace siete años

Instalaciones del antiguo balneario Floridablanca, en el municipio pinatarense, en estado de abandono./A. S.
Instalaciones del antiguo balneario Floridablanca, en el municipio pinatarense, en estado de abandono. / A. S.

La alcaldesa mantiene que «el proyecto va imparable» y promete retirar los escombros antes del verano, tras aclarar el Ministerio a Cs que dio permiso en 2011

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

El balneario Floridablanca acumula ya fechas dignas del 'Guinness de los récords'. Una década después de su abandono y paulatina degradación, el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente asegura que otorgó hace siete años al Ayuntamiento de San Pedro del Pinatar el permiso para poder rehabilitar el viejo balneario, según consta en la Orden Ministerial de 15 de marzo de 2011.

En la respuesta escrita a la pregunta que formuló el diputado de Ciudadanos (Cs) José Luis Martínez en el Congreso, el Ministerio se exculpa de cualquier responsabilidad en la demora del proyecto de rehabilitación, como se puede leer en la carta: «Cabe señalar que, aunque el Ayuntamiento manifestó su interés en modificar el objeto de la concesión, no fue hasta el pasado 2 de febrero (2017) cuando se ha recibido en la Demarcación de Costas en Murcia la correspondiente solicitud», deja claro el Ministerio que dirige Isabel García Tejerina, que a su vez ha tardado tres meses en responder a la pregunta realizada por el grupo naranja en la Cámara Baja.

La información ministerial añade que «la documentación fue completada -por el Ayuntamiento- posteriormente y recibida el pasado 4 de abril». Tras esta fecha, el Ministerio pidió a los responsables municipales «que refundiesen toda la documentación presentada en un único proyecto, con carácter previo a realizar el preceptivo trámite de información pública y oficial de la solicitud de modificación de la concesión». «Tan pronto se disponga de esta información se continuará la tramitación del expediente», advierte el Ministerio, que se encuentra a la espera de nuevo de recibir el expediente del Ayuntamiento.

Para el portavoz municipal de Cs en San Pedro, José Luis Ros, «ha habido una absoluta dejadez, una ruina de siete años por parte del PP y del gobierno local». «Esta respuesta del Ministerio deja claro lo que ya sabíamos, que desde el momento en el que el PP entra en el Ayuntamiento en 2011 podía haber emprendido la rehabilitación y no lo hace por motivos poco claros», señala el edil.

Ros asegura que «el injustificado retraso que ha dejado en la playa del Mar Menor la ruina del Floridablanca no ha sido por culpa de la administración nacional ni de la regional, sino del Ayuntamiento». El concejal llama la atención sobre «el daño turístico, económico y ambiental que ha causado la demora». Critica además que «uno de los motivos del retraso haya sido hacer un restaurante más grande, lo cual no es de interés público, sino particular, ya que los vecinos y los empresarios lo que querían es que esa ruina estuviera en mitad de la playa durante más de ocho años». Ros destaca que «han gastado dos legislaturas en trámites».

Por su parte, la alcaldesa, Visitación Martínez, explica que «la autorización de 2011 era exclusivamente para museo y, como el dinero no se gastó, hubo que devolverlo, así que no pudo ejecutarse». Después se planteó un nuevo aplazamiento para modificar la concesión a fin de que el Ministerio autorizara un retranqueo de 40 metros hacia dentro del mar, de modo que la tramitación fue sumando años a la historia de este balneario con más de un siglo.

Un BIC a la espera

Fue en 2012 cuando el Consistorio solicitó el desplazamiento de la ubicación. «Como no había dinero, se presentó el proyecto de una empresa privada, que Costas nunca aprobó», indica la regidora, quien data en 2015 cuando la Comunidad Autónoma prometió aportar 800.000 euros.

«Se licitó la redacción del proyecto, se mandó a Cultura -ya que el balneario es Bien de Interés Cultural (BIC)- y a la Oficina de Impacto Socioeconómico del Medio Ambiente, tras lo cual pidieron una declaración de impacto ambiental», enumera Martínez. La alcaldesa pinatarense hace hincapié en que «ha pasado el tiempo, pero siempre hemos estado haciendo trámites».

En el momento actual, el proyecto se encuentra de nuevo en espera, esta vez de que finalice la fase de consulta de la declaración de impacto ambiental. «Después se redactará el proyecto de ejecución con los condicionantes que desde el punto de vista ambiental aporte la Comunidad en relación a los requisitos de una actuación en el Mar Menor», indica.

La regidora municipal cree que «el proyecto ha cogido un ritmo imparable» y se compromete a retirar los escombros antes del verano y, ya en otoño, iniciar las obras de reconstrucción del balneario, que incluirá una zona de exposición, un espacio de solarium sobre el mar y un área de restauración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos