Amplían a siete meses y medio la veda de la anguila en el Mar Menor sin compensar a los pescadores

Varios miembros de Anse echan al Mar Menor las anguilas. / antonio gil / agm
Varios miembros de Anse echan al Mar Menor las anguilas. / antonio gil / agm

La Cofradía exige más control de vertidos y menos tráfico de barcos con el objetivo de recuperar esta especie

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

La pesca de la anguila, la tercera especie del Mar Menor por su repercusión económica, solo podrá realizarse durante cuatro meses y medio. La Comunidad ha decidido ampliar la veda un mes y medio más al periodo ya establecido de seis meses de descanso biológico. No se implantará de golpe la ampliación. Para la temporada que acaba de empezar, la flota tendrá que asumir una quincena más de paro en las capturas de anguila, que se aplicará en la segunda semana de febrero. Para el año 2020 se añadirá otra quincena más, la primera de enero, sin paranzas de anguila.

La veda total se deberá cumplir en 2021, cuando no se podrá pescar esta especie en peligro de extinción en la segunda quincena de enero. Con esta ampliación del veto en tres fases, el Servicio de Pesca solo permitirá la captura de anguila de octubre a diciembre más la primera quincena de febrero y el mes de marzo, aunque los pescadores del Mar Menor no apuran la temporada, ya que calaron las paranzas en la segunda mitad de octubre y solo llevan unos 120 kilos de anguila recogida.

La Comunidad no quiere que se superen las 20 toneladas por campaña, lo que supone un tope por debajo de las capturas habituales, ya que en 2017 se terminó con unos 26.000 kilos de esta especie. El objetivo apunta a «garantizar que al menos el 40% de la anguila plateada escape a su migración al Mar de los Sargazos para la reproducción», explicó ayer el jefe del Servicio de Pesca, Emilio María Dolores Pedrero. Según sus cálculos, serían unas ocho toneladas las que deberían viajar hacia el Atlántico, con el fin de que culmine la reproducción en el Caribe, donde mueren tras desovar para que las larvas hagan el viaje de retorno a los mares y ríos europeos.

La Comunidad establece un tope de 20 toneladas, lo que afectará al 30% de las capturas

El jefe de Pesca confirmó que no habrá compensaciones a los pescadores por el aumento del paro. «Tendría que ser superior a tres meses y que afectara al 30% de las capturas», advirtió sobre la medida, que supondrá una reducción en los ingresos para la flota dedicada a la anguila.

Un 15% de los ingresos

Para el patrón mayor de la Cofradía de Pescadores, Jesús Gómez, «la anguila supone el 15% de los ingresos de los pescadores, algo considerable», por lo que reclamará indemnizaciones económicas y también medidas ambientales. «Si no mejoramos el ecosistema que las debilita de cara a la migración, como indica el estudio de la Universidad de Murcia, nada nos asegura que con la restricción de pesca aumente la especie», explicó ayer en la jornada organizada por Anse con la Cofradía, WWF y el Ministerio de Transición Ecológica. Gómez reclamó «más control en los vertidos y una limitación en el tráfico de barcos». «Los pescadores estamos concienciados en conservar las reservas pesqueras, pero son necesarias más medidas para mejorar el Mar Menor», afirmó el patrón mayor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos