Catástrofes naturales al volante

La grúa retira el coche de las aguas del Mediterráneo. /
La grúa retira el coche de las aguas del Mediterráneo.

La Policía Local busca al conductor de un coche que terminó en el mar, y asiste a otro que terminó ileso tras arrancar un árbol

JORGE GARCÍA BADÍA

Primero se escuchó un fuerte frenazo y después se produjo un gran zambullido. La sorpresa que se llevaron ayer los vecinos de la urbanización Dos Mares, en La Manga del Mar Menor, fue mayúscula, cuando se percataron de que lo que acababa de precipitarse en aguas del Mediterráneo era un turismo. Para más señas, un Volkswagen Polo.

Por suerte, la zona donde se produjo el accidente apenas tenía más de un metro de profundidad y los tres ocupantes pudieron abandonar el vehículo y volver a tierra firme subiendo por las piedras. Ninguno de los tres varones, de entre 20 y 30 años, se quedaron en la zona, a pesar de que el coche estaba dentro del agua. Tal extremo, según fuentes policiales, «induce a sospechar que el accidente se produjo por un despiste, un exceso de velocidad o, incluso, por el consumo de alcohol».

Una vecina de la urbanización Dos Mares que telefoneó a la Policía Local para alertar del suceso, les indicó que «del coche han salido tres personas y dos de ellas se han subieron a otro vehículo». Fuentes policiales aclararon que «un coche que pasó por allí, llevó a esos dos ocupantes del coche siniestrado al Hospital Santa Lucía de Cartagena, con pronóstico leve», a pesar de que saltaron los airbags y la luna delantera terminó hecha pedazos. La Policía comprobó que «la titular del Polo era una mujer, lo que no cuadraba con la versión ofrecida por la testigo, que hablaba de tres varones».

El accidente se produjo a las 7 horas de ayer y el coche fue extraído del agua pasado el mediodía. Durante esas cinco horas «nadie reclamó el turismo». Lo que no faltaron fueron curiosos que, móvil en mano, se ocuparon de inmortalizar con vídeos y fotografías el trabajo de la grúa equipada con una pluma y que se ocupó de sacar el 'molusco' con ruedas. La tarea no fue sencilla, ya que, previamente, un operario tuvo que ponerse un traje de neopreno y sumergirse para colocar las cinchas y demás amarres al vehículo.

Entretanto, la Policía Local reguló el tráfico y prosiguió con la localización de la persona que conducía el coche, para determinar las circunstancias en las que se produjo la salida de la vía, «pasada la curva que hay entre el kilómetro 15 y 16 de la Gran Vía de La Manga».

Colisiona contra el puente

Pero ese no fue el único accidente aparatoso que se produjo ayer en San Javier y que, por suerte, también se saldó sin víctimas ni heridos graves. Y ello, a pesar de que el conductor de un coche de la marca Ford se empotró contra un árbol de la avenida de La Unión.

Tras la colisión, el tronco terminó sobre la acera y dejó irreconocible el capó del turismo. Fuentes policiales precisaron que «el conductor no presentaba heridas, y explicó que se despistó al volante».

El fin de semana ha sido muy intenso en las carreteras del municipio, ya que dos varones, de nacionalidad española, también se salieron de la RM-19 y se estrellaron contra uno de los pilares del puente de la AP-7. El suceso se produjo en la entrada a San Javier y el turismo terminó completamente destrozado, pero sus ocupantes, milagrosamente, solo presentaban heridas leves, de las que fueron tratados en el Hospital de Los Arcos. En este caso, la Guardia Civil de Tráfico será la encargada de averiguar los motivos por los que se salieron de la carretera.