Sanidad, enseñanza, agua y ocio son los sectores que más empresas crean

Las empresas ligadas a la enseñanza son algunas de las que más aumentaron en la Región en la última década. /M. S.
Las empresas ligadas a la enseñanza son algunas de las que más aumentaron en la Región en la última década. / M. S.

La radiografía del tejido económico de la Región registra un descenso del número de constructoras y de una parte del segmento industrial

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El tejido empresarial de la Región ha experimentado una notable transformación en los diez últimos años como consecuencia de la crisis económica, de los cambios en el consumo y del tirón de las exportaciones. Varios segmentos de la industria y de las empresas dedicadas a la fabricación de productos metálicos y de maquinaria, junto a la construcción y el comercio al por menor, son los negocios que más descienden en número, bien por la mera desaparición o por la concentración. Por el contrario, las actividades que más crecen, los nuevos nichos de mercado, están relacionados con el agua, las telecomunicaciones y la jardinería. También aumentan los establecimientos sanitarios y de enseñanza y los servicios informáticos.

Esta radiografía y evolución del mundo económico y empresarial de la Región de Murcia está recogido en el libro 'Una realidad inconclusa', de Ángel Martínez, que se presentará el próximo martes en la Fremm. Refleja que el Producto Interior Bruto Regional ha recuperado las cifras anteriores a la crisis, hasta rebasar los 30.000 millones de euros. Sin embargo, han desaparecido casi 5.000 empresas en el último decenio.

Como si se tratara de una montaña rusa, el año 2008 marcó el punto de inflexión: el siglo arrancó con un espectacular incremento del número de empresas (de 70.000 hasta 100.000), que se truncó con la crisis hasta descender a las 86.000, para quedar finalmente en las 95.000 actuales, que representan el 2,86% del tejido empresarial español, según el Instituto Nacional de Estadística.

El negocio en torno al agua se multiplica casi por tres, y también crecen la mensajería y las telecomunicaciones

Las que suben y bajan

Entre las actividades que han descendido merece especial atención el número de sociedades dedicadas a la investigación y desarrollo, que ha sufrido un desplome significativo, al pasar de 535 a 202 firmas. El sector de la construcción de edificios mantiene la tendencia a la baja, dentro de un tobogán que alcanzó su cima en el año 2006 con más de 16.000 empresas operando en la Región, que provocaron el 'boom' del ladrillo y el posterior estallido de la burbuja inmobiliaria. Se ha quedado en menos de la mitad. Lo mismo ha ocurrido con las inmobiliarias, que alcanzaron su clímax con 8.170 oficinas, mientras que ahora hay 4.132, con una ligera recuperación en los últimos ejercicios.

En el comercio existe cara y cruz. La actividad al por mayor, exceptuando los concesionarios de vehículos, se ha incrementado en los últimos años hasta superar las 8.200 empresas. No así en el sector minorista, que ha perdido 1.800 establecimientos, aunque su implantación se ha estabilizado en los últimos años. Pese a estos vaivenes, el comercio en general sigue siendo la actividad con mayor número de empresas registradas en la Región, hasta alcanzar las 20.000.

Los establecimientos destinados a los juegos de azar y apuestas también han bajado de 397 a 309 locales. Las empresas dedicadas a la fabricación de muebles, la mayoría concentradas en Yecla, representan en estos momentos casi el 7% del total nacional, el porcentaje más alto por sectores. El sector perdió 200 fábricas en el último decenio. Las industrias relacionadas con la alimentación se mantienen en torno al millar, con un 4% del conjunto de España.

La Región ha perdido 5.000 empresas en un decenio, según el último libro de Ángel Martínez

En el lado contrario, las sociedades que más crecen están relacionadas con los servicios a edificios y actividades de jardinería, que se han duplicado hasta rozar las 1.500. También lo hacen con fuerza las actividades profesionales, científicas y técnicas, y el mundo de la informática y las telecomunicaciones, que también ha duplicado su número. Lo mismo que las empresas postales, de correos y mensajería, asociadas al incremento del comercio electrónico. Asimismo, crecen los servicios financieros y de seguros, junto a los de publicidad y de estudios de mercado. También lo hacen las agencias de viajes y los operadores turísticos.

En educación y la sanidad se ha incrementado asimismo el número de empresas. El sector de la enseñanza casi ha doblado su actividad -hasta alcanzar las 2.843 sociedades-, junto con al dedicado a las artes y los espectáculos, además de las actividades asociativas, deportivas, recreativas y de entretenimiento.

30.400 millones de PIB

El descenso del número de mercantiles ha ido en paralelo al de los asalariados, con la particularidad de que solo han crecido aquellas que no tiene asalariados.

En términos de Producto Interior Bruto a precios de mercado, la Región ha recuperado los registros anteriores a la crisis, rebasando los 30.400 millones de euros, según datos cerrados de la Contabilidad Nacional de 2017. El sector industrial es el que más tira actualmente de la economía, hasta alcanzar los 5.601 millones de euros, que incluye a las empresas de suministro de agua, saneamiento, descontaminación y gestión de residuos, entre otras. Le sigue la administración pública -estatal, autonómica y local-, que mueve 5.571 millones. La construcción aporta 1.773 millones; mientras que la agricultura, ganadería y pesca lo hace con 1.586 millones. El llamado sector primario es uno de los que más crece, con un 50% de incremento. Hay que sumar el efecto directo e inducido en otras actividades asociadas a la industria agroalimentaria.