Salva Cutillas: «Hay que ser bastante metálico para sobrevivir en estos tiempos»

Salva Cutillas./LV
Salva Cutillas. / LV

Cantante de Los Seres Metálicos

MINERVA PIÑERO

Nunca se imaginó Salvador Cutillas (Molina de Segura, 1969) que una tienda de discos, donde encontró sonidos «familiares y frescos al mismo tiempo», despertaría su interés por la música alternativa. Después de haberse formado en guitarra clásica, de haber tocado en diversas rondallas y acompañado a la tuna, empezó a componer temas de 'retropop'; canciones contemporáneas que recuerdan al pop británico de los ochenta. Sonidos y ritmos que pueden ser escuchados en 'Esclavo de tu amor', el primer disco de Los Seres Metálicos, su grupo, acompañado por un guitarrista y un batería. Mientras investiga el origen y las influencias de la música de vanguardia, también se encarga de los ritmos del bajo eléctrico, el instrumento «eje» de su formación.

-¿Cómo definiría la música de Los Seres Metálicos?

-Atemporal, sin fecha de caducidad. Algunos la llaman música del año cero, ya que no pertenece a ninguna época en concreto, pues procede de todas y de ninguna. Es extraño. Cada persona puede interpretarla de una forma distinta. Esa es la grandeza del arte. Se trata de música alternativa, un género que aún no se conoce mucho en España, pero que funciona muy bien en sus países de origen. En concreto, hemos bautizado nuestro estilo como 'música de vanguardia retropop'.

-¿Cuáles son esos países de origen?

-Estados Unidos, Australia y los países nórdicos. Para formarme, he tenido que investigar mucho y escuchar a músicos como Shara Worden, Sarah Blasko y St. Vincent, entre otros. No sé si la música de estos artistas llegará hasta aquí.

-¿Qué le aporta el 'retropop' que no encuentre en otros estilos?

-Que las canciones son bastante variadas y se alejan de ser repetitivas, por ejemplo. Los estribillos pueden ser medianamente comerciales, pero nadie se aburre escuchándolos.

-¿Qué recuperaría de los ochenta?

-(Risas) La edad, claro. Pero también la alegría de vivir y el color de aquella época. La variedad cultural que había; el arte, el cine, la literatura. Además, se respiraba menos maldad.

-¿Es esa la razón por la que ahora es uno de los 'seres metálicos'?

-Sí. Actualmente, si analizamos cómo están las cosas, hay que ser bastante metálico para sobrevivir. Vivimos tiempos maquillados, pero pueden ser muy duros, aunque no lo parezcan. Los avances tecnológicos, la velocidad a la que se mueve todo... Quienes hemos vivido épocas más tranquilas nos damos cuenta. Por ello, los tres componentes del grupo tenemos el corazón blindado. Aunque claro, cada periodo es único y cada cosa en su momento está bien.

-¿Qué sentimiento espera despertar en su público?

-Un sentimiento de esperanza, de saber que lo bueno está por llegar. La vida está llena de cosas preciosas y después de la tormenta siempre llega la calma. También nos gustaría que el público se lo pasara tan bien escuchándonos como nosotros componiendo las canciones, queremos que disfrute. Si el oyente es medianamente sensible, se lo pasará genial. Se puede comprobar en nuestro disco 'Esclavo de tu amor'.

-¿Se refiere a amores del pasado?

-Sí. Es un compendio de todo lo que hemos pasado y se dirige a los amores que hemos conocido a lo largo de nuestra vida.

-¿Qué otras historias cuenta en sus letras?

-Le canto a la vida, a la naturaleza, al amor y al desamor, siempre de una forma muy personal. El oyente debe escuchar las canciones con atención. Considero que las letras son como pequeñas novelas que incluyen incluso un hilo argumental. Cuentan historias.

-¿Reales?

-Alguna, sí. Otras son invención pura. Nos salimos de lo corriente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos