Con sabor agridulce

Antonio Ballester, Tomás Fuertes y Ruiz Abellán, en la primera piedra del aeropuerto en 2008. / J. LEAL
Antonio Ballester, Tomás Fuertes y Ruiz Abellán, en la primera piedra del aeropuerto en 2008. / J. LEAL

Los empresarios murcianos que apostaron por el aeropuerto a través de Aeromur olvidan el pasado y celebran la apertura

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Los empresarios murcianos que apostaron por el aeropuerto de Corvera hace 18 años, poniendo parte de su capital en juego dentro del consorcio Aeromur, reciben con un sabor agridulce la inauguración de las instalaciones. Fueron animados por el Gobierno regional a participar, y lamentan no haber sido ellos los encargados de culminar su aventura empresarial, que se frustró debido a las desavenencias entre el socio mayoritario, Sacyr, y el Ejecutivo murciano. Mediaron, sin lograrlo, para evitar la ruptura del contrato. Fueron de la mano de la constructora creyendo que el aeropuerto tendría mayor empuje desde la iniciativa privada que en manos de Aena. No obstante, después de las turbulencias del pasado, le dan la bienvenida a Corvera y le desean el mayor éxito. No todos los representantes de Aeromur han sido invitados al acto.

El consorcio se constituyó en el año 2001 entre Sacyr, con el 60%, y un grupo empresarial local formado por Cajamurcia, CAM, Infucapital (Grupo Fuertes), Inprisma, Cementos la Cruz y Montoro e Hijos, cada uno con un 6,67%.

Tomás Fuertes considera que la apertura «es sin duda una de las noticias más importantes de los últimos tiempos para la Región de Murcia. Este aeródromo permitirá a los murcianos contar con una infraestructura de primer orden sin dependencias, como hasta ahora ocurría en el aeropuerto de San Javier». A su juicio, «no era de recibo mantener cerradas unas instalaciones acabadas hace más de cinco años. El aeropuerto nos permitirá crecer como región y lo que Aena debe hacer ahora es apostar por esta infraestructura». El empresario recalca que dos de los pilares básicos de la economía regional son el turismo y el sector agroalimentario. «Con el aeropuerto, la llegada del AVE y el agua necesaria para nuestros campos deberíamos estar muy contentos y esperanzados porque la Región podría crecer a un ritmo superior a la media nacional», señala.

«No era de recibo mantener cerradas unas instalaciones acabadas hace cinco años; creceremos como región» Tomás Fuertes, Grupo Fuertes

Antonio Ballester, de Cementos la Cruz, recuerda que el Gobierno regional «animó» en el año 2001 a una serie de empresas para que estudiaran y analizaran la viabilidad de hacer un aeropuerto. «A pesar de todo tipo de vicisitudes que hubo de por medio, se hizo un excelente trabajo en un tiempo récord. Aunque me gustaría citar a todas las personas que participaron activamente, voy a mencionar solo a una: mi especial recuerdo a Antonio Ruiz Molina, que fue el gran motivador del aeropuerto», indica.

«A pesar de las vicisitudes que hubo, se hizo un excelente trabajo en un tiempo récord» Antonio Ballester, Cementos la Cruz

Relata que las empresas integradas en Aeromur «construimos el aeropuerto sobrepasando gran cantidad de lances a causa de la gran crisis económica que azotaba España en aquellos años. Al final, múltiples circunstancias nos llevaron a no concluir lo que un día habíamos iniciado, a poner el aeropuerto en marcha, que afortunadamente dentro de muy poco va a ocurrir». Confiesa que el primer año tuvo dudas sobre la viabilidad de este proyecto. «Poco después vi que era un importante acicate para la economía de la Región; conforme avanzó el tiempo me apasioné por el aeropuerto, y siempre he sido y soy un férreo defensor del mismo. El dinamismo que le va a dar a la economía de la Región y el posicionamiento internacional que Murcia va a tener es incalculable, creo que mucho más de lo que algunos expertos pronostican. El día 15 va a ser muy importante para la Región y cuando pasen varias décadas veremos que habrá un antes y un después de esa fecha», dijo.

«Debemos felicitarnos por su apertura y olvidar los malos momentos y los obstáculos del pasado» Patricio Valverde, Expresidente de Aeromur

Quien fue presidente de Aeromur, actual delegado de Iberdrola en la Región, Patricio Valverde, apunta que unas instalaciones de estas características van a suponer un antes y un después para el desarrollo de la Región. «No solo habrá más frecuencias de vuelos, sino que va a crear más demanda en casi todos los sectores de nuestra economía: en el turismo por descontado, en los transportes, en la construcción y el resto de servicios. Creo que, por fin, debemos de felicitarnos por este hecho y olvidar los malos momentos pasados cuando, los que ciertamente queríamos ver esta realidad, nos encontramos con tantos obstáculos que no se pudieron salvar en su momento».

A su juicio, «es el día clave para poner en valor esta importantísima infraestructura. Ahora corresponde a todos los agentes sociales y empresariales, así como a las administraciones implicadas, canalizar las ventajas que va a aportar la actividad del nuevo aeropuerto en beneficio de la sociedad murciana».