Una rotura impidió almacenar agua en la presa de La Pedrera

Embalse de la Pedrera en una imagen de archivo. /LV
Embalse de la Pedrera en una imagen de archivo. / LV

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El diluvio de los últimos días no se ha traducido, por ahora, en un incremento significativo de las reservas de agua en los grandes embalses de la cabecera del Segura -Cenajo y Fuensanta- ya que las precipitaciones se concentraron en el centro, el este y el litoral de la Región. Hay que esperar al acopio de las escorrentías. El pantano de Santomera ha recibido importantes aportaciones, 19 hectómetros cúbicos, casi el límite de su aforo. Se trata de una presa de laminación contra las avenidas, y el agua que recibe no tiene un uso directo en los cultivos de la zona. El caudal que se suelta va rambla abajo en busca del río Segura, aunque el desagüe ha causado problemas en la zona. La rotura del canal del Postrasvase de la margen derecha, de por sí grave, ha provocado otro efecto negativo, puesto que ha impedido que se pueda almacenar más agua en el embalse de La Pedrera, el segundo con mayor capacidad de la cuenca (246 hectómetros cúbicos).

Este pantano es la gran despensa del Campo de Cartagena y de la Vega Baja. Regula el Trasvase y gestiona gran parte del agua desalada de Torrevieja. El acueducto recogió grandes volúmenes de la riada, pero debido a la rotura no los pudo conducir hasta La Pedrera.