«Me han robado cinco veces desde enero; esto me está matando»