RIESGOS MICROBIOLÓGICOS

ANA ALLENDE EXPERTA EN SEGURIDAD ALIMENTARIA Y SUBDIRECTORA DEL CEBAS-CSIC

Cada vez más, los productos vegetales ocupan los principales titulares de los periódicos debido principalmente a sus propiedades beneficiosas para la salud, pero también en algunos casos porque están implicados en toxiinfecciones alimentarias (enfermedades que se producen por la ingesta de alimentos contaminados por microorganismos patógenos o sus toxinas). Recientemente, se ha asociado una intoxicación alimentaria al consumo de vegetales congelados contaminados con 'Listeria monocytogenes'. Las autoridades confirman que han sido casi 50 personas las implicadas y que ha causado nueve muertes. Los estados miembros de la Unión Europea afectados por este brote son Austria, Dinamarca, Finlandia, Suecia y el Reino Unido. Los primeros afectados aparecieron a finales del 2015, pero ha sido en los últimos meses cuando se ha producido un incremento en el número de casos. En principio, todos los productos contaminados se asocian a una planta de procesado de productos congelados ubicada en Hungría.

Desde enero de 2018 se sospecha que han sido los vegetales congelados la causa de la intoxicación, pero no ha sido hasta finales de junio cuando se han comenzado a tomar las primeras medidas por parte de las autoridades competentes. A día de hoy, la producción en la planta de procesado afectada en Hungría ha sido detenida y se ha procedido a retirar los productos afectados que todavía están en los puntos de distribución y venta. La empresa estima unas pérdidas hasta el momento de más de 30 millones de euros.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), con la que la que colaboro como miembro del Panel de Riesgos Biológicos (Biohaz), y del grupo de trabajo involucrado en esta alerta alimentaria, ha publicado este mes, a petición de la Comisión Europea, un informe científico-técnico que incluye las recomendaciones para la detección y el análisis de 'L. monocytogenes' en plantas de procesado de vegetales congelados. El informe establece las estrategias de muestreo y los métodos microbiológicos más apropiados para mejorar la sensibilidad de su detección en el agua de proceso y en las plantas de congelación de frutas y hortalizas. También se identifican los puntos críticos de muestreo para la monitorización de 'L. monocytogenes' en las instalaciones y el equipamiento.

Esta no es la primera vez que el Cebas-CSIC colabora con la EFSA para identificar los riesgos microbiológicos asociados a productos vegetales. Desde el año 2011, y a raíz del brote toxiinfeccioso en Alemania asociado al consumo de germinados, he formado parte de distintos grupos de trabajo del Panel Biohaz con el fin de determinar las fuentes de riesgos microbiológicos asociados a estos productos, así como posibles métodos de control para evitar dichos riesgos.

Asimismo, los proyectos de investigación llevados a cabo en el Grupo de Calidad y Seguridad del Cebas-CSIC se centran en gran parte en el desarrollo y optimización de nuevas estrategias de control para reducir los riesgos microbiológicos asociados a 'L. monocytogenes' y otras bacterias patógenas. Recientemente, y en colaboración con la empresa Danesa ISI-Food, se han realizado estudios para inhibir el crecimiento de 'L. monocytogenes' en hortalizas de hoja mediante el uso de bacteriófagos, que son virus que infectan exclusivamente a las bacterias, y en este caso a la bacteria 'L. monocytogenes'. Los resultados obtenidos han sido muy prometedores y con posibilidades de implantación real en la industria de vegetales frescos cortados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos