La Región está a la cabeza en el consumo de cerveza, conservas y embutidos

La Región está a la cabeza en el consumo de cerveza, conservas y embutidos
EPA

La dieta regional flojea en carne y leche fresca; abusa de la bollería y la sal; y sobresale en la ingesta de cerveza, agua envasada, enlatados y embutidos, según la macroencuesta sobre el consumo de alimentos y bebidas del Ministerio de Agricultura | Pese a ser una región líder en la producción de frutas, el consumo local por persona y año es cuatro kilos inferior a la media nacional. El gasto en hortalizas, sin embargo, se mantiene, y crece en tomates y lechugas

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Los murcianos somos los primeros bebedores de cerveza de España, y con diferencia. El consumo per cápita es de 25,14 litros por año, siete más que la media nacional. La cerveza cuadruplica la ingesta de vino, aunque no supera al agua envasada, lo cual está muy en consonancia con la baja calidad del líquido que sale por el grifo, del calor y de la escasez hídrica. Unido a esto, también somos los primeros consumidores nacionales de conservas de pescado y los segundos de atún. Figuramos entre los más golosos, tentados por la bollería; abusamos de la sal; nos pirran las salsas, las especias y condimentos; y estamos entre los primeros puestos del 'ranking' comiendo calamares y pulpo, al igual que embutidos.

Esta radiografía sobre los alimentos que conforman la dieta de los habitantes de la Región se completa con una modesta afición por la leche, que se compensa con los quesos; y un discreto consumo de legumbres, pastas, pan y carne fresca, de la que ingerimos 4 kilos menos que la media por persona y año. Aún así, comemos el doble de carne que de pescado, aunque también estamos lejos del promedio con los placeres del mar. Compramos 5,5 kilos anuales de mariscos, de los que un tercio son gambas y langostinos.

Las frutas y hortalizas son un contraste: el liderazgo del sector agroalimentario regional tiene más que ver con el consumo puertas afuera. Estamos por debajo de la media nacional en fruta fresca, con 86 kilos por persona; y en patatas, con 27 kilos; mientras que nos mantenemos los cuartos en el consumo de hortalizas, preferentemente tomate.

El informe advierte de que el consumo general no crecerá debido al descenso de población, aunque Murcia se salva

Un vasco gasta 327 euros más

Se come y bebe más que la media, y también más barato

La exhaustiva radiografía sobre el consumo de alimentos y bebidas en España -el llamado 'CIS de la alimentación'-, presentada recientemente por el Ministerio de Agricultura, refleja los usos, hábitos y tendencias dentro y fuera de los hogares durante el año 2018. Es una fotografía completa que refleja las dietas, recetas, gasto y momentos de consumo realizados por individuos y hogares; un aluvión de datos, desglosados por comunidades, que están basados en 12.500 muestras recogidas a través de varios paneles de diagnóstico.

Las conclusiones fueron detalladas por el director general de Industrias Alimentarias, José Miguel Herrero, en el reciente foro agroalimentario que organizó 'La Verdad' en Lorca, quien puso de manifiesto el protagonismo de las hortalizas en la cesta de la compra, una buena señal para el liderazgo que ostentan los productores murcianos.

El Levante es la segunda zona donde más se bebe y se come fuera de casa, y predominan las verduras

La dieta de los españoles «sigue siendo en términos generales sana y equilibrada», sostiene el informe, y la ensalada verde es el plato más consumido dentro del 'ranking' de las 15 recetas más utilizadas a diario, pese a que en el último año ha bajado 0,4 puntos. Sin embrago, la ensalada de tomate es la que más crece. Les siguen las pizzas, pechuga de pollo, lentejas, sopa de pasta, macarrones, merluza, tortilla de patatas, huevos fritos, lomo, judías verdes, tortilla francesa, espaguetis y paella.

En lo que atañe a la economía regional, los productos que más crecen dentro de la cesta de la compra son las hortalizas y los tomates, con un 3,3%. Sin embargo, baja la adquisición de fruta un 1,8%.

Murcia se encuentra entre las regiones con un mayor consumo per cápita de alimentos y bebidas. Está por encima de la media nacional, junto con los dos archipiélagos, Cataluña, Galicia, Cantabria, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Aragón, Asturias y País Vasco.

La Región ocupa el séptimo lugar en consumo per cápita, con 645,7 kilos-litros al año, el equivalente a la ingesta de 1,7 kilos diarios por individuo. El gasto por persona es sin embargo inferior a la media nacional, con 1.425,47 euros por individuo, 72 menos que el promedio. Esto se debe, según explicó José Manuel Herrero, a que la cesta de la compra es más barata en la Región de Murcia, en comparación con el País Vasco y Cataluña. Un vasco gasta en comida 327 euros más que un murciano.

Guerra de ofertas de 'lo fresco'

Supermercados y cadenas descuento ganan terreno

Los autores del informe advierten de que el crecimiento vegetativo de la población española tiene un saldo negativo. Existe un contexto en el que la población no va a crecer, y al mismo tiempo aumentan lo hogares, pero de menor tamaño. Estos factores generan cambios en el comportamiento de compra, como la elección de gramajes más pequeños, variación en los menús y predisposición a los platos preparados. Si se combinan estos elementos, la conclusión es que el consumo no crecerá en el futuro, sobre todo mientras persista el descenso de la población. Murcia va a la contra, sin embargo, ya que es una de las pocas comunidades autónomas con un saldo demográfico positivo (subió un 0,82%), y ya roza el millón y medio de habitantes.

Sumando el consumo dentro y fuera de casa, cada español tomó como media 767,87 kilos-litros de alimentos y bebidas, lo que representa un gasto total de 103.077 millones de euros, de los que 68.538 millones corresponden a los hogares, donde la cesta de la compra creció un 1,6% debido a la subida de precios. El 86,1% del volumen de alimentos y bebidas se consume en casa, con solo el 13,9% fuera.

El supermercado es el canal preferido por los consumidores para realizar las compras de alimentos (47,2%), y consolida su liderazgo con un crecimiento del 1,4%. Le siguen las cadenas de descuento, que aumentan su penetración con la oferta de productos frescos y la guerra de precios. Las tiendas tradicionales de barrio, por el contrario, pierden un 5,4% de volumen de compra.

Una dieta fluctuante

Poco pescado fresco, pero sí calamares y pulpo

La Región de Murcia tiene claras peculiaridades, por ejemplo con las frutas. Pese a ser la 'Despensa de Europa', el consumo local por habitante y año está 4,4 kilos por debajo de la media nacional, que alcanza los 90,5 kilos. Esto denota que la producción se destina principalmente al mercado nacional y, en mayor medida, a la exportación. Las frutas representan el mayor volumen de comida en los hogares, junto al agua envasada. A nivel nacional, el consumo frutícola bajó un 2,1%, aunque el precio medio creció un 3,6%.

Los hogares murcianos solo están por encima en las fresas y fresones, con 2,82 kilos; mientras que se sitúan por debajo comiendo naranjas, mandarinas, peras y plátanos. Incluso en los productos de referencia como el melocotón y el melón-sandía, otras regiones consumen más, incluida la fruta envasada de cuarta gama.

Siguen en volumen las verduras, patatas y hortalizas, con 85 kilos, y, en tercer lugar, la leche con 69,8 litros. En la Región, las hortalizas frescas tienen una tendencia inversa a las frutas, con un consumo ligeramente por encima. Es la tercera comunidad más intensiva en compra, sobre todo en tomate y lechuga.

También destaca en el consumo de otros alimentos básicos como el arroz, con 4,55 kilos por habitante (3,86% en España), y las legumbres, sobre todo alubias. El aceite, imprescindible en la dieta mediterránea, crece con fuerza, con un incremento en la demanda doméstica del 2,3% en términos generales, especialmente el de oliva (virgen y virgen extra). Murcia sin embargo está claramente por debajo, con 2,2 litros menos por habitante y año. No ocurre lo mismo con el aceite de girasol.

El informe constata un descenso general en carnes, pescados frescos y congelados, mariscos y moluscos, así como en azúcar y pan. Cada murciano come 4 kilos menos de carne fresca que la media española (42,39 frente a 46,19 kilos), pero sucede lo contrario con la carne transformada (jamón curado y paleta, lomo, chorizos, salchichón y salami, fuet, longanizas, jamón cocido y fiambres, entre otros), ya que duplica la media nacional de 1,89 kilos. Los murcianos son los quintos que más embutidos comen, junto con los riojanos, asturianos, extremeños y gallegos. En carne fresca, el mayor gasto regional corresponde al pollo y al cerdo, con 12 y 8,7 kilos por persona y año respectivamente.

En cuanto al pescado, se consumen al año dos kilos menos per cápita. En fresco somos los cuartos por la cola, aunque el gasto subió respecto al año anterior. El contrapunto lo pone el atún, que coloca a Murcia como la segunda región con mayor consumo después de Canarias. Los mariscos (engloba las almejas, berberechos, mejillones, calamares, pulpo, gambas, langostinos y otros crustáceos y moluscos) llegan a la mesa de los murcianos con 5,45 kilos por persona, algo menos que la media nacional: 1,53 kilos de gambas y langostinos; 1,36 de calamares y pulpo (los cuartos que más consumimos), y 1,16 kilos de mejillones. Sí somos los campeones de las conservas de pescado, con un consumo de 5,33 kilos.

Dentro del capítulo de bebidas, los datos muestran un aumento del agua envasada, los vinos con denominación y las sidras. La Región destaca sobre todo por la cerveza, con 7 litros per cápita más que la media nacional. También consume 24 litros más de agua envasada. Solo nos superan la Comunidad Valenciana, Baleares y Canarias. La venta de agua embotellada creció un 2,4%, y el precio mas económico es de 19 céntimos, según el estudio. En zumos y néctares, somos los terceros.

Picar fuera de casa

Crece el hábito hacia los platos preparados

Murcia, Cataluña, Madrid y Andalucía se perfilan como las comunidades más intensivas en la compra de platos preparados durante el año 2018 (conservas, congelados, sopas y cremas, pizza, pasta y tortillas refrigeradas, entre otros). Esta modalidad va en aumento. El mayor consumo se corresponde con la clase alta y media, que tomó 18 kilos por persona y año, un 23% superior a la media. Predominan la sopas y cremas, seguidas de los congelados.

El estudio dedica un amplio capítulo al consumo fuera de los hogares. En 2018, el gasto nacional en alimentos, bebidas y aperitivos ascendió a 34.539 millones de euros, lo que equivale a 4.637 millones de kilos-litros, y cerca de 16.432 millones de consumiciones. La zona de Levante es la segunda. El 27,6% del volumen consumido fuera de casa son hortalizas y verduras; le siguen las carnes (13,5%), el pan (11,2%) y los pescados y mariscos (10%). El 75% se toma en el restaurante o bar, el 4,9% en la calle y el 3,5% en casa de otros.

Más