Revocada una sentencia que impedía conducir a una mujer con esquizofrenia

EFE

Una mujer que ha sido incapacitada por los tribunales por la esquizofrenia paranoide que padece podrá conducir, como era su deseo, siempre que el psiquiatra que la atiende certifique, cada año, que se encuentra en condiciones de hacerlo sin poner en riesgo su propia vida y la de los demás usuarios de la vía.

Así se establece en una sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia que estima parcialmente el recurso que la interesada presentó contra la decisión de un juzgado de primera instancia que acordó retirarle el carné de conducir, lo que se comunicó a la Jefatura Provincial de Tráfico. Ahora, la sala, al aceptar la petición de la recurrente, dice que esta podrá conducir si su psiquiatra, con periodicidad anual, certifica que su habilidad para hacerlo no se encuentra alterada.

El juzgado de primera instancia, en la sentencia que ahora se ve revocada en parte, estimó la demanda de incapacitación presentada por sus padres y estableció que estos debían completar su capacidad para los actos relativos a los tratamientos médicos y otros considerados complejos, como los de contenido patrimonial. Al mismo tiempo, estableció que no podría conducir vehículos a motor. La sentencia endurecía las limitaciones para los momentos de crisis de su enfermedad, mientras que, por el contrario, las atenuaba para aquellos otros en que la misma estuviera estabilizada o hubiera remitido. La interesada recurrió la sentencia y el fiscal informó de que la aplicación del reglamento general de la circulación establece que un enfermo mental puede conducir si cuenta con un dictamen psiquiátrico.