Los resultados electorales abocan a Somos Región a una nueva crisis interna

Jesús López Molina./
Jesús López Molina.

El secretario general del partido, Jesús López Molina, presentó su dimisión ante el Consejo Político Regional tras los comicios

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJO

Somos Región deberá afrontar una nueva reestructuración interna como consecuencia de la crisis orgánica en que se ha visto sumida tras los discretos resultados electorales registrados en las pasadas elecciones locales y autonómicas del 26 de mayo.

El hecho de que la formación regionalista fundada por el expresidente de la Comunidad Autónoma Alberto Garre no cumpliera con las expectativas electorales fijadas es la razón esgrimida por el secretario general del partido, Jesús López Molina, para presentar su renuncia al cargo en la reunión celebrada por el Consejo Político Regional tras los comicios.

López Molina apenas llevaba tres meses en el cargo, al que accedió a finales de febrero para sustituir a José Gabriel Ruiz, uno de los principales pilares de Garre en la creación de esta formación política y que dimitió por discrepancias políticas con él.

En los últimos días, la dirección de Somos Región ha registrado otra importante baja con la dimisión de la secretaria de Comunicación, la periodista María José Alarcón, que esgrimió motivos personales para justificar su decisión.

Alberto Garre confirmó a 'La Verdad' la dimisión de López Molina, pero explicó que intentará hablar con él para intentar convencerle de que siga en el cargo, ya que, a su juicio, «los resultados electorales han sido honrosos, por encima de los obtenidos por otros partidos regionalistas en sus primeras elecciones».

Somos Región logró algo más de 13.000 votos en las elecciones autonómicas, lo que le dejó fuera de la Asamblea Regional, y solo cuatro ediles en los comicios locales.

Garre negó que se haya planteado dejar la presidencia del partido, cuyo futuro dijo ver con optimismo. «La gente está con un ánimo estupendo porque confían en el futuro de este proyecto», declaró.