La Región registra el mayor número de suicidios de los últimos 25 años

La Región registra el mayor número de suicidios de los últimos 25 años

Más de 130 personas, la mayoría hombres de entre 40 y 59 años, se quitaron la vida en 2018

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRA

Las altas tasas de suicidio se han convertido en un problema de salud pública de primer orden en la Región de Murcia. En 2018 se registraron 132 muertes por esta causa, lo que representa la mayor cifra de toda la serie histórica disponible en el Instituto Nacional de Estadística (INE), que abarca desde 1993. El 70% de quienes se quitaron la vida el año pasado en la Región eran hombres, sobre todo de edades comprendidas entre los 40 y los 59 años, según la información facilitada por la Consejería de Salud. El fuerte repunte de suicidios en 2018 contrasta con la caída que se registró en 2017.

Los datos preocupan a los expertos, y además son difíciles de analizar. La evolución de los fallecimientos por esta causa no parece corresponderse, al menos de forma directa, con los ciclos económicos. En 2006, en pleno 'boom' inmobiliario, se registraron 124 suicidios en la Región. En 2010, ya en mitad de la crisis, se produjeron 90. Las tasas de desempleo bajaron en 2018, y también las de pobreza. Sin embargo, los suicidios alcanzaron una cifra récord el año pasado.

Sí hay, sin embargo, algunas constantes. La mayoría de fallecidos son invariablemente hombres, y también se repiten las edades. «Hay una tasa importante en adultos jóvenes. Entre los 20 y 40 años, es la primera causa de muerte no accidental», subraya Loreto Medina, psiquiatra y coordinadora del proyecto 'Prevención Suicida Murcia', que busca concienciar y mejorar la respuesta del sistema sanitario a este problema de salud pública.

Los expertos defienden la necesidad de abordar este problema de salud pública con campañas específicas y concienciación

En concreto, y según datos de 2017 (los últimos desgajados por edades), el grupo con más suicidios es el de 40 a 49 años. Sin embargo, en mujeres hay más casos a partir de los 50. Los adolescentes son otro grupo especialmente vulnerable, como también las personas de edad avanzada.

En la evolución de los suicidios hay también otra constante: la Región presenta tasas superiores a la media española. En 2017, solo dos comunidades del norte, Asturias y Galicia, registraron una mayor incidencia que Murcia. Para tratar de arrojar luz sobre las causas de este elevado número de muertes, y para intentar prevenirlas, la Consejería de Salud y el Instituto de Medicina Legal trabajan en un protocolo que permita analizar caso por caso, mediante «autopsias psicológicas», explica Loreto Medina. Esto permitirá aclarar tanto las causas individuales como los factores que puedan estar detrás de estas altas tasas.

Algo de lo que sí debe hablarse

Los expertos defienden la urgencia de abordar el problema abiertamente. Atrás quedó la máxima de que del suicidio no debe hablarse. Se necesitan campaña específicas, como las que han logrado reducir sustancialmente la mortalidad en las carreteras. El año pasado fallecieron por accidente de tráfico 66 personas en la Región, la mitad que por suicidio. Sin embargo, los esfuerzos de prevención siguen siendo muy superiores en el primer caso.

Algunas claves

¿Debe hablarse del suicidio? Abordar de manera adecuada el tema del suicidio no solo no incentiva esta práctica, sino que es esencial para prevenir
Es vital ofrecer a las personas con ideas suicidas la posibilidad de expresarse. No hay que tener miedo a preguntar, de forma adecuada, ante señales de alerta.
¿Qué señales deben ponernos en alerta? Las personas con riesgo suelen expresar sus deseos de «acabar con todo» o de «dejar de ser una carga»
Son señales de riesgo la depresión severa, el aumento del consumo de alcohol o drogas, el aislamiento social, la pérdida de intereses de todo tipo o los cambios de carácter brusco.
¿Es cierto que quienes hablan de ideas suicidas no las llevan a la práctica? Ocho de cada diez personas que se quitan la vida expresan previamente estas ideas suicidas
Debe ser tomado como una clara señal de alerta.
¿Qué hacer si observamos riesgo en un familiar, o si soy yo quien tiene ideas suicidas? Si el riesgo es inminente, llame al 112
Si no es así, póngase en contacto con su médico de familia para que lo derive al centro de salud mental. También puede llamar al Teléfono de la Esperanza (902 500 002 o al 968 34 34 00)

Además, la Consejería va a poner en marcha diferentes líneas de actuación dentro del Programa de Acción para el Impulso y la Mejora de la Salud Mental 2019-2022. Entre otras medidas, está previsto el desarrollo de un protocolo para mejorar la detección de pacientes de riesgo en las consultas de Atención Primaria. «Un tercio de las personas con ideas suicidas lo verbalizan en su centro de salud», advierte Loreto Medina. La formación de estos profesionales es, por tanto, clave. También se elaborará un protocolo de derivación desde Primaria a Salud Mental de pacientes con riesgo elevado.

Los expertos de la Consejería y el Servicio Murciano de Salud han redactado ya un primer documento para el abordaje del suicidio en la población infantojuvenil, y están trabajando junto con los técnicos de Educación en la elaboración de otro protocolo para la prevención en los colegios e institutos de la Región.

Teléfono de la Esperanza

Ante una situación de riesgo es vital solicitar ayuda. El Teléfono de la Esperanza (902 500 002 - 968 343 400) cuenta con un equipo de voluntarios especializados. Desde el pasado 1 de enero, han atendido a 252 personas por este motivo, 58 más que en el mismo periodo del año pasado. El 52% de quienes se acercan con esta problemática al Teléfono de la Esperanza son hombres, frente a un 48% de mujeres.

El 67% manifiesta sentirse solos y sin una vinculación afectiva estable, lo cual apunta a «una vinculación estrecha entre soledad y suicidio», recuerdan los responsables del Teléfono de la Esperanza a Europa Press. En el último año ha aumentado especialmente el número de mujeres que se dirigen a esta organización en busca de ayuda. 88 mujeres de entre 30 y 50 años han contactado con la ONG, frente a 75 hombres.

La asociación ha convocado para hoy (20.00 horas en la plaza de Santo Domingo de Murcia) una concentración bajo el lema 'Yo también soy vulnerable'. Además, habrá una caseta informativa, con horario de apertura de 11.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas.