La Región, envuelta en una operación de Hacienda contra el fraude en el mueble

Un registro policial, en una imagen de archivo./EFE
Un registro policial, en una imagen de archivo. / EFE

La Agencia Tributaria, que efectuó registros en 112 locales, cinco en Murcia, detectó que algunas sociedades manipulaban la contabilidad de existencias para controlar los beneficios declarados y «disimular» la ocultación de ventas

EFEMadrid

La Agencia Tributaria (AEAT) puso en marcha una operación contra el fraude fiscal en el sector de la fabricación y comercialización de muebles, que supuso la realización de registros en 112 locales este jueves, cinco de ellos efectuados en la Región de Murcia. Según informó la Agencia Tributaria en un comunicado, la operación, denominada 'Iroko', emprende actuaciones inspectoras sobre 119 sociedades y 38 personas físicas -socios y administradores de las empresas investigadas- en quince comunidades autónomas.

Las actuaciones se realizaron a la hora de apertura de los locales -fabricantes, mayoristas y minoristas- y en ella la Inspección Tributaria y las Unidades de Auditoría Informática accedieron a documentación, información contable y sistemas informáticos.

La Agencia Tributaria inició un análisis del sector del mueble ante el crecimiento experimentado por el negocio desde 2013 que, unido a la experiencia previa en el sector, permitió detectar que algunas sociedades manipulaban la contabilidad de existencias con el objetivo de controlar los beneficios declarados y «disimular» así la ocultación de ventas. Además, la Agencia también tenía indicios del uso de software de ocultación para manipular tanto las existencias como las ventas reales.

Los locales inspeccionados se encuentran en Andalucía (34), Cataluña (20), Comunidad Valenciana (16), Aragón (6), Madrid (6), Canarias (6), Galicia (5), Castilla y León (5), Murcia (5), Asturias (3), Extremadura (2), Baleares (1), Cantabria (1), Castilla La Mancha (1) y La Rioja (1).

Las actuaciones realizadas este jueves son de carácter administrativo, por lo que no implican detenciones. Participaron 400 funcionarios del área de inspección con el apoyo de agentes policiales y 120 funcionarios de Vigilancia Aduanera. La Agencia Tributaria recordó que el objetivo de este tipo de operaciones es tanto aflorar el fraude fiscal como transmitir un mensaje disuasorio para favorecer el cumplimiento tributario voluntario.